En diez días, ocho ladrones fueron abatidos por policías en intentos de asaltos

La inseguridad golpea cada vez más fuerte en territorio bonaerense, sobre todo en el Conurbano, tanto como el nivel de violencia de los delincuentes, la resistencia que arriesgan los damnificados y la respuesta de las fuerzas de seguridad. Una cifra lo expone  al desnudo: en los últimos 10 días fueron abatidos ocho delincuentes  durante tiroteos en asaltos.

La mayoría de esas situaciones se generó cuando ladrones intentaron robar a policías -tanto bonaerenses como federales y porteños-, en momentos en que estos estaban de franco y sin uniforme.  Y otro dato interesante es que en estos episodios no aparecieron registros de los llamados casos de “gatillo fácil”, ya que, según los investigadores, todos los hechos se vivieron en un contexto de “legítima defensa” bajo una creciente violencia delictiva.

También vale tener en cuenta que el 8 de febrero pasado el Gobierno nacional relanzó el  protocolo para que las fuerzas de seguridad puedan utilizar armas de fuego para cortar o evitar fugas en delitos peligrosos. Si bien en una primera etapa, se autorizó el uso de armas largas para Prefectura, Patricia Bullrich, titular de la cartera de Seguridad, dejó en claro que su idea es abarcar a todas las fuerzas.  Y no hay que perder de vista que en los últimos meses la lista de muertes de víctimas de la inseguridad creció exponencialmente, poniendo en guardia permanente a una  comunidad que no cuestiona la intervención de la policía a como dé lugar.

El último registro de ladrones abatidos ocurrió el miércoles pasado en Quilmes, donde, según fuentes oficiales, un policía bonaerense se resistió al robo de su moto y mató a los dos delincuentes que intentaron asaltarlo en inmediaciones del cruce entre Camino General Manuel Belgrano y calle 855, a dos cuadras de la rotonda de Monteverde, en la localidad de Villa La Florida.

Quizás te interese  Encapuchados aterrorizaron a tres mujeres en una casa de Villa Elisa

El joven agente pertenecía a la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI) de la Policía bonaerense y que se encontraba franco de servicio y vestido de civil. Se supo que estaba parado en aquella esquina a bordo de su moto, cuando fue interceptado por dos delincuentes, de 18 y 20 años, que lo intimidaron para sustraerle el rodado.

El policía se identificó como tal, extrajo su arma reglamentaria y les efectuó cuatro disparos a ambos asaltantes, quienes resultaron heridos y escaparon a la carrera. Finalmente, ambos sospechosos fueron hallados tendidos en el suelo a pocas cuadras del lugar, uno de ellos con al menos una herida de arma de fuego en el tórax, y el otro con un impacto de bala en el omóplato, detallaron las mismas fuentes.

SEGUIDILLA

Por otra parte, ese mismo día murió un motochorro que había sido baleado cuando intentó robarle a un policía en Florencio Varela. Se trata de Facundo Bosoms, de 21 años, quien el martes había sido trasladado al Hospital Mi Pueblo por una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) con una herida de bala en la cabeza y otra en la pierna derecha.

A raíz del fallecimiento, la carátula de la causa, que inicialmente había sido de “tentativa de robo”, cambió a “homicidio”. En el caso interviene el fiscal Darío Provisionato, de la Unidad Funcional de Instrucción N°1 de Florencio Varela, quien a partir de los primeros elementos de prueba recabados en la investigación consideró que el policía actuó en legítima defensa.

En tanto, el 17 de febrero un agente de la Policía Federal (PFA) mató a balazos a dos adolescentes que presuntamente lo abordaron con intenciones de robarle el auto. Sucedió en la localidad de Loma Hermosa, en el partido de San Martín. Los jóvenes que resultaron muertos a tiros tenían 17 años.

Quizás te interese  Motochorros fuera de control en La Plata

El 16 de febrero un efectivo de la Bonaerense se defendió a los tiros de una banda de ladrones adolescentes que intentó ingresar a robar en su casa de la localidad de Ciudadela, partido de Tres de Febrero, y un sospechoso de 17 años falleció tras la balacera.

El 11 de febrero, un sargento bonaerense que trabajaba como chofer para una aplicación de viajes mató de un disparo a uno de los tres presuntos delincuentes que intentaron robarle el vehículo en Quilmes. Y apenas un día después, en Merlo, un agente que se encontraba de franco abatió a un motochorro.

 

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.