Arrancaron con un cuento del tío y terminaron sometiendo a una jubilada por 37 mil pesos

Una mujer de 78 años vivió ayer un calvario en su departamento del centro de La Plata, donde la redujeron y atacaron dos delincuentes, con la presunta complicidad de un tercero. Por lo que se sabe hasta el momento, el hecho combinó dos modalidades distintas: arrancó con un cuento del tío y terminó con un brutal asalto en el departamento de la víctima, en 12 entre 44 y 45, Plaza Paso.

Sucedió a eso de las ocho de la noche, cuando la víctima se disponía a preparar la cena. Apenas unos minutos antes había llegado de hacer las compras, cuando le tocaron el timbre. Desde el   portero eléctrico escuchó la voz de un hombre que se presentó como un empleado del correo que debía dejarle un paquete. Intrigada, la mujer bajó hasta el hall del edificio. Y se encontró con una versión distinta.

“Somos del Correo Argentino y venimos a hacer un censo. Necesitamos pasar a su casa”, le dijo un sujeto que describió como “robusto e insistente”. De inmediato,  ella entró en un estado de alerta. Ya le había parecido raro lo de la encomienda, de modo que cuando le mencionaron lo del censo rápidamente cayó en la cuenta de que estaba en peligro, dio media vuelta y regresó al ascensor para resguardarse en su casa.

Allí,  y confiada en que el peligro había quedado atrás, la mujer ingresó en su departamento para continuar con sus quehaceres sin saber el trago amargo que la esperaba. Apenas cruzó la puerta, un sujeto se le abalanzó por la espalda y la sometió a una feroz golpiza. Luego le introdujo una media en la boca, la amordazó y la ató. Cuando la logró inmovilizar, a este ladrón se le unió un compinche que salió de su habitación.

Quizás te interese  La terrible historia de la mujer y la nena que murieron atropelladas camino al colegio

Durante media hora se dedicaron a registrar cada espacio de la vivienda y a cargar en sus mochilas todo lo de valor que encontraron y podían llevarse: alrededor de 37 mil pesos, anillos y cadenas de oro, la tarjeta de débito de la víctima, el teléfono celular y un juego de llaves del inmueble.

Si bien el caso es materia de investigación, para los investigadores todo apunta a que la mujer pudo haber sido “marcada” y que los sujetos ingresaron antes de que la víctima volviera de hacer los mandados. Sospechan que cuando la víctima bajó a hablar con el presunto “cartero” los individuos se metieron en el departamento. Frente a esta situación, la policía ya se encuentra
analizando no sólo las cámaras de seguridad del edificio sino que también las de tres cuadras.

 

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.