Condenados a perpetua por asesinar a cuchilladas a repartidor que quiso evitar un robo

Los dos acusados de matar a un repartidor que quiso evitar un asalto en un local de Villa Elvira, en el año 2018, fueron condenados ayer a perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata, integrado por los jueces Emir Caputo Tártara, Carolina Crispiani y Juan Carlos Bruni.

Se trata de Omar Matías “El Mojarra” Mela y Héctor Roberto “La Rana” Dadario, a quienes encontraron culpables por el salvaje ataque que tuvo como víctima a Gonzalo Solís, un joven de 23 años que se ganaba la vida llevando pedidos de una casa de pastas situada en 72 entre 10 y 11 y el día del hecho intentó evitar el robo de una moto del comercio. Para eso corrió a los ladrones, hasta que en 10 entre 72 y 73 cayó al piso herido a consecuencia de varias puñaladas.

Dos de esas heridas "se ubicaron a la altura del corazón (ventrículo derecho) y celda renal izquierda, que le produjeron irreversiblemente la muerte”, se expresó en la resolución, que
aclaró que lo apuñalaron varias veces “por no haber logrado los malvivientes el fin propuesto del desapoderamiento del motovehículo, dada la tenaz resistencia” de la víctima.

El Tribunal valoró la directa imputación que hicieron dos empleadas del negocio, compañeras de Solís, que presenciaron de manera directa la acción criminal. “Huelga expresar que también las declaraciones de estos testigos, son coincidentes con las declaraciones confesorias de participación en los hechos por parte de los coencausados”, se indicó en la sentencia.

Sin eximentes de responsabilidad, los jueces entendieron como atenuante “la expresión de arrepentimiento (lato sensu) expresada por ambos coimputados (...), pues expresa la internalización de las pautas infringidas para cometer el delito y demuestra un mayor respeto por las normas y valores vigentes”.

Quizás te interese  Declaró Pachelo por el crimen de María Marta García Belsunce

Pero los jueces también consideraron que concurrían varios agravantes: “Para ambos co-imputados, de manera coincidente con la Fiscalía, la nocturnidad, toda vez que esta favorece la comisión delictiva en razón de la menor transitabilidad de personas; a la vez que la menor visibilidad que facilita el ocultamiento delictivo; la pluralidad de intervinientes, dado el desequilibrio numérico respecto de la unicidad de la víctima”, al tiempo que a Dadario le endilgaron su pesado prontuario.

La figura penal por las cuales se fundó la condena fue “robo calificado por el uso de arma en grado de tentativa, hecho que concurre -a su vez - realmente con homicidio calificado criminis causae”; en los términos de los artículos 42, 45, 55, 166 inciso 2° y 80 inciso 7° del Código Penal”.

A Mela, cabe destacar, también lo condenaron por otros tres robos, dos de ellos calificados. Por último, los jueces sostuvieron que habría otro sospechoso presuntamente involucrado en el caso, identificado como “Ojota”, para quien, como no llegó a debate, mandaron copias de las actuaciones a la UFI que por turno corresponda para que se lo investigue.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.