Denuncia mala praxis la familia del nene con Síndrome de Down que murió en La Plata

La justicia penal platense investiga la muerte de un niño de 12 años, con Síndrome de Down, que fue hallado muerto en la casa en la que vivía con su familia, en 121 entre 521 y 522, en Tolosa. Sus padres denunciaron que horas antes lo habían llevado a dos hospitales por un cuadro de dolor de panza, vómitos y diarrea, cuyo origen todavía es un misterio. Más allá de las dudas, la familia de  Rodrigo Ortíz Díaz está convencida de que se trató de un caso de mala praxis.

“Totalmente una negligencia médica porque no puede ser que no hayan podido hacer nada”, expuso la madrina del nene, quien cuestionó además la demora de la Policía Científica en retirar el cuerpo del pequeño, después de que personal del SAME confirmara la muerte.

Gabriela, la madre, relató que su hijo comenzó a sentirse mal el domingo por la tarde. Si bien al principio creyeron que se trataba de un simple dolor de panza, los vómitos y los cambios en su semblante y en su estado de ánimo encendieron alarmas y la obligaron a dirigirse al centro de salud más cercano.

A  las 16 de ese día lo llevaron al Hospital Gutiérrez. Según contaron, luego de un breve examen los médicos “lo mandaron a la casa diciendo que era gastroenteritis”. “Me dijeron que estaba deshidratado.Me dieron una sales, que le dé un poco de agua y que, capaz, era algo que comió”, relató Gabriela. Pero el malestar seguía y Rodrigo se fue poniendo cada vez más pálido.

“El vómito ya era negro y fue en ese momento que decidimos llevarlo al Hospital de Niños”, indicó Gabriela, quien para esa altura ya se había percatado de que ninguno de los integrantes de su familia estaba sufriendo el mismo cuadro. De hecho, al llegar al nosocomio ubicado frente al Parque Saavedra mencionó esta conclusión pero “no la tuvieron en cuenta”, aseguró.

Según su relato, tampoco evaluaron que durante la espera el nene defecó dos veces y Gabriela debió bañarlo para que lo pudiera atender el médico. Además, debió pedir una silla de ruedas para trasladar al pequeño ya que a raíz del cuadro que padecía comenzó a debilitarse al punto de no poder mantenerse en pie.

Quizás te interese  Rosario como en pandemia, pero por los narcoterroristas

Señaló también que en ningún momento le mencionaron la posibilidad de hacerle estudios. “Nada se tuvo en cuenta. Sólo lo mandaron de nuevo a su casa. Pedí varias veces que lo dejaran internado. Pero nadie me escuchó”, expuso llorando en un mano a mano con el diario El Día.

Ya de vuelta en su casa, Gabriela llevó a la cama a su hijo creyendo en las palabras de los médicos de que “tomando agua y cuidándose con las comidas” se pondría mejor. Extenuada por haber pasado toda la noche en vela, se fue a descansar sin siquiera sospechar que ese iba a ser el último momento que lo vería vivo.

Al día siguiente, Gabriela despertó y lo primero que hizo fue dirigirse a la cama de Rodrigo para evaluar cómo estaba “Cuando me desperté, lo encontré así. Le dije a mi marido ‘no sé si está durmiendo mucho o qué’. Fuimos al Hospital para que esté mejor. Esto no lo puedo creer”, contó entre lágrimas.

LA RESPUESTA DE SALUD
Desde el Ministerio de Salud bonaerense indicaron que “las historias clínicas no relatan lo que emite la madre. Se procedió correctamente. Las pautas de alarma de la sintomatología eran para hacer un tratamiento ambulatorio” y que “el caso está en plena investigación”.

En este sentido, la UFI Nº 7, a cargo de la fiscal Virginia Bravo, inició ayer la instrucción de la causa por el deceso del pequeño. La misma se encuentra caratulada como “averiguación de causales de muerte”.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.