Detalles de la estafa millonaria de ciberdelincuentes tumberos

Cuarenta personas fueron detenidas ayer en las provincias de Buenos Aires y Córdoba y, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, acusadas de integrar una banda que cometía ciberdelitos desde cárceles bonaerenses, por medio de la sustracción de datos personales para realizar operaciones bancarias no autorizadas. Se cree que el perjuicio generado por esta red criminal superó los cincuenta millones de pesos y los dos millones de dólares.

Según fuentes judiciales, las detenciones se concretaron durante unos 70 operativos en simultáneo, en el marco de una investigación que arrancó el año pasado a partir de una gran cantidad de estafas denunciadas. Concretamente, los damnificados denunciaban que le sustraían sus datos personales para realizar operaciones bancarias no autorizadas y falsificación de tarjetas de crédito.

“También se realizaban simulaciones de ventas de productos en redes sociales, sustracción mediante engaños de cuentas de WhatsApp y minado ilegal de criptomonedas”, indicó en un comunicado el Ministerio Público Fiscal (MPF) de la provincia de Buenos Aires. Intervino entonces el Departamento de Ciberdelitos de la Secretaría Política Criminal de la Procuración bonaerense, junto a la Superintendencia de Investigaciones en Función Judicial de la policía provincial.

Como resultado de estos procedimientos simultáneos se secuestraron más de un centenar de teléfonos celulares, tarjetas de memoria, pendrives, impresoras, DNI falsos, más de un centenar de tarjetas SIM, tarjetas de crédito y débito, cajas fuertes, automóviles y armas de fuego. A su vez, las fuentes aclararon que cuatro de los objetivos se encontraban en las Unidades Penitenciarias de Baradero, Olmos y Mercedes.

“Allí se secuestraron dispositivos tecnológicos no autorizados, que utilizaban los internos para cometer las ciberestafas, donde funcionaban células criminales denominadas ‘call center’", en alusión a detenidos "que operan desde el interior de los penales con teléfonos celulares y computadoras con acceso a Internet”, agregaron desde el MPF bonaerense.

Quizás te interese  Le pusieron una cuchilla en la garganta, le tiraron agua y le robaron los ahorros de 53 años de trabajo

Por otro lado, durante los operativos se descubrió una granja clandestina de minado de criptomonedas ubicada en la localidad bonaerense de Quilmes, la cual estaba montada con cables eléctricos robados y consumo ilegal de energía eléctrica. Y en un allanamiento en la localidad de San Martín, en el noroeste del Conurbano, se halló un laboratorio ilegal donde se falsificaban documentos de identidad, tarjetas de crédito y tarjetas Naranja.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.