El lado B de la inseguridad: le desvalijaron su peluquería y reparte hamburguesas para ganarse la vida

Con muchísimo esfuerzo y apostando al futuro, hace dos años Lucas Bollini (20) abrió una peluquería en el frente de su casa de Berisso. Pero no tuvo en cuenta un "detalle", que también cambia vidas para siempre: la inseguridad. Es que en la madrugada del domingo pasado un grupo de delincuentes le vació el negocio, llevándose valiosas herramientas con las que atendía a su clientela. Tan demoledor fue el golpe, que el joven tuvo que cerrar su salón por tiempo indeterminado. Mientras tanto, se las arregla como puede.

“Empecé a hacer un reparto de hamburguesas los fines de semana”, reveló, antes de explicar que “la idea es poder de esa manera ahorrar plata para ir comprando de a poco las máquinas que me sacaron”. Detalló que los ladrones le robaron "seis máquinas para cortar el pelo, tijeras, peines, navajas y cargadores de las máquinas inalámbricas”, además de un televisor 32 pulgadas. Lo que no sabe Lucas es cuándo podrá reponerse del escruche.

Al momento de estimar las pérdidas económicas, el joven calculó que rondarían el medio millón de pesos. El único alivio es que, al menos, no le quitaron el dinero en efectivo porque el sábado, al cerrar, se lo llevó.

Los intrusos se colaron en la peluquería después de barretear una reja protectora de la ventana lateral, que da sobre la calle 159. Si bien Lucas señaló que hasta ahora “no habían robado en mi negocio y tampoco en la vivienda donde vivimos atrás con mi papá”, admitió que el barrio “está últimamente inseguro”. Para reafirmar sus dichos, recordó que recientemente una amiga suya sufrió un robo en su casa, en la misma cuadra.

Quizás te interese  A plena luz del día, un balazo en La Plata por no querer entregar una mochila

Lucas no se puede sacar de la cabeza y el cuerpo la imagen con la que se topó el lunes, cuando abrió el local para atender a sus clientes:  “No lo podía creer, me habían desaparecido todas mis herramientas de trabajo. Me habían vaciado el local, al punto de dejarme hasta no sé cuándo sin poder reabrir”, reflejó.

“Es una amargura tremenda, porque uno le dedica muchas horas al trabajo y cuesta mucho poder comprar lo que estos delincuentes se llevaron en un ratito”, lamentó contrariado.

Además de desconsuelo para el comerciante, los delincuentes dejaron también “una pisada con barro en el pantalón que había dejado sobre una silla, al lado de la ventana por donde se metieron”. Esa circunstancia lo hizo caer en la cuenta de que “esa noche estuvo lloviendo, de ahí el barro que quedó en el pantalón y en pisadas dentro del local”.

REDES
A poco de llevarse la peor sorpresa de su vida, el joven peluquero se volcó a sus redes para contar lo sucedido y subir fotos de las máquinas que le robaron, además de la reja violentada.

"Les vengo a comentar que me entraron a robar a mi peluquería, que está situada en calle 4 esquina 159. Les dejo la foto de las máquinas, por si alguien se las ofrece para vendérselas”. Y lamentó: "Uno se esmera para tener sus cosas y te las arrebatan como si nada”.

El joven publicó también su número de teléfono para que se contacten con él aquellos que puedan aportar algún dato que lo ayude a recuperar sus elementos de trabajo: “221 360-7497, por si alguien recibe un ofrecimiento para venderle estas máquinas que tanto necesito volver a tener. Lo mismo por si alguna persona se entera de que las quieren vender por Facebook”.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.