Masacre en Arturo Seguí

El policía acusado del doble femicidio dijo que su ex lo "presionaba" y que sacó el arma porque la cuñada lo "atacó con un palo"

El policía Nazareno Sebastián Miño (37), acusado del doble femicidio en Arturo Seguí y de intentar matar a un hombre en ese mismo hecho, se presentó a la indagatoria ante la fiscal Ana María Medina y, contra todos los pronósticos, aceptó declarar.
Fuentes judiciales dijeron que lo hizo durante un buen rato, lapso en el que contó en detalle el supuesto drama que tenía con su expareja respecto de la tenencia y manutención de sus dos hijos menores de edad. Mencionó también que ella era "muy celosa" y aseguró sufrir una "manipulación permanente". Eso, aseguró, fue el motivo que lo llevó a ir a la vivienda de la calle 411 entre 156 y 157, el martes a la noche.
Sin embargo, a contrario de lo que habían mencionado distintos testigos del caso, Miño argumentó que, al intentar hablar con su ex, Victoria Díaz (35), la hermana lo atacó con un palo por la espalda. Después dijo que los recuerdos son "confusos y algo borrosos", indicaron los voceros consultados. Parece claro que la defensa pretende transitar el camino de la emoción violenta, pero para eso deberá refutar a quienes refieren haber escuchado a Miño diciendo "me mandé una macana", en un llamado que hizo justo después de masacrar a Victoria y a Castorina Díaz (39) y dejar al borde de la muerte al marido de esta última, Martín Lezcano (33). La destinataria del llamado habría sido su madre.
“Ahí ya no sé, tengo el arma en la mano, pero ya no sé, tengo imágenes del arma en mi mano, yo apuntando, escucho gritos, gritos, y después no sé qué pasó. Solo sé que estaba en el patio de adelante, vi a mis nenes, les dije vamos y salí con ellos para la calle”, destacó, de acuerdo a los mismos informantes.
Previa introducción de cómo se fue dando su relación con Díaz, desde que la contactó a través de las redes, pasando por el primer embarazo a poco de conocerse y de cómo interactuaban a nivel familiar, empezó a desmenuzar los problemas que, según él, tuvieron por la tenencia de los chicos y de la separación, explicaron allegados a la pesquisa. En este contexto, declaró: “Por alimentos me descontaban del sueldo el 30 por ciento y ella quería más. Me presionaba con los nenes. No me dejaba verlos”".
Siempre de acuerdo a su versión, este estado de cosas hizo que "empezara a dormir y sentirse mal, sin ganas de hacer nada", repitieron los voceros. También explicó que por una denuncia de violencia de su ex, Asuntos Internos le quitó el arma y lo mandó a una junta médica y psicológica.
Por eso necesitó de un tratamiento y de unas seis sesiones hasta que lo "rehabilitaron". Miño, siempre en función de lo narrado por personas cercanas a la investigación, contó de un episodio por el que estuvo internado dos semanas en el hospital de Melchor Romero. “Tuve un brote de emociones”, indicó. Lo que habrá que investigar es por qué recuperó su arma, con todos esos antecedentes.
Cerró la indagatoria después de dar detalles de su historia familiar y de cuando él era chico. De todas formas, trascendió que al salir de la finca, tras la balacera, el policía llamó a su
madre, le dijo que se había mandado una macana y le pidió que cuidara bien a los hijos. Después se entregó en el Destacamento de Arturo Seguí.
Los cargos que pesan sobre Miño son por los delitos de “homicidio triplemente agravado por el vínculo -expareja-, por tratarse de un hombre contra una mujer mediando un contexto de violencia de género y por el empleo de un arma de fuego; homicidio doblemente agravado por tratarse de un hombre contra una mujer mediando un contexto de violencia de género y por el empleo de un arma de fuego; y homicidio en grado de tentativa agravado por el empleo de un arma de fuego, todos ellos en concurso real”.
Esta figura, cabe destacar, al margen de la coartada planteada en la indagatoria, representaría en un juicio oral una pena de prisión perpetua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.