En el barrio del Palacio de Justicia de La Plata, no hay feria para los delincuentes

Cuando se piensa en el mapa del delito en La Plata, el barrio de Tribunales, en el corazón de la Ciudad, que está flanqueado por los edificios públicos más importantes y, también reparticiones oficiales de todo tipo, que cuentan con seguridad interna y externa, no aparece en el radar de las zonas más peligrosas.

Sin dudas, a nadie se le ocurriría decir que las calles que rodean al Palacio de Justicia de 13 entre 47 y 48, son más riesgosas que algunos conocidos enclaves de la periferia. Sin embargo, a decir de los vecinos, comerciantes y profesionales que transitan por el lugar, viven en él o tienen contacto a diario, en los últimos tiempos algo cambió. Y para mal.

Es que desde mediados de octubre de 2022 a la fecha, se contabilizaron al menos nueve episodios de inseguridad bajo distintas modalidades. Y todo en un radio muy pequeño de cuadras.

Por ejemplo, el 24 de octubre del año pasado, en 18 casi 47, un joven de 24 años fue encañonado por un delincuente cuando estaba dentro de un auto esperando a la madre. En el ataque sufrió el robo de un iPhone, de una notebook, de distintas prendas de vestir y también del vehículo, un Citroën Xsara Picasso, que días más tarde apareció abandonado en San Carlos.

El 26 de diciembre de 2022, en 15 entre 45 y 46, asaltaron una fiambrería.

En aquel entonces, Pablo, el propietario, contó que “estábamos con mi señora y había dos chicas comprando. Ahí cayeron dos en moto, bajó uno y nos encerró a todos en el baño”. “Se llevó la plata de la recaudación, entre 15.000 y 20.000 pesos y también dos celulares”, indicó.

Quizás te interese  Quién es el "Jinechorro" que cayó baleado, tras sus andanzas por barrio Hipódromo y El Dique

Se supo que el ladrón estaba encapuchado y con un arma de fuego. “Todo pasó bastante rápido. Calculo que duró un minuto. Nunca nos habían robado desde que abrimos este negocio, hace 6 ó 7 meses”, destacó el comerciante.

Seguidamente, mencionó que “los delincuentes vinieron directamente a robar. El ladrón que entró acá nos decía `no se muevan´, luego ``agáchense´ cuando nos hizo pasar del otro lado del mostrador, aunque enseguida nos obligó a todos a entrar al baño”.

Pablo habló de que se trató de un episodio “bastante tenso” y mencionó que “la Policía nos dijo que al parecer ese mismo día robaron en cuatro ó cinco locales, aunque no sé en qué comercios”.

La quesería tiene cámaras de seguridad, aunque los autores del golpe tomaron la precaución de actuar con sus rostros cubiertos.

“También tenemos alarma y vamos a ver si colocamos alguna reja, como una medida más de prevención, aunque nada alcanza con la inseguridad que hay actualmente”, concluyó.

Lamentablemente para él, ayer le volvieron a entrar a robar. Según vecinos que se contactaron con este diario, “por lo que se veía, le sacaron quesos y varias botellas de vino. Plata no sabemos si habían dejado”.

Volviendo al año pasado, el 29 de diciembre, en la puerta de una oficina de 46 entre 15 y 16, un ladrón armado interceptó a una mujer y le sacó la moto en la que circulaba. Fue a las ocho de la mañana.

Ya en 2023, en el listado de robos aparece una feroz incursión de “autochorros”. Otra vez en 46 entre 15 y 16.

Ocurrió el 28 de enero, cuando varios delincuentes interceptaron a una pareja que circulaba en una moto, la hicieron bajo por la fuerza, la arrinconaron contra la pared y la despojaron de todos sus efectos de valor.

Quizás te interese  Ardió una casa en Villa Elisa y hubo tensión

El 9 de enero, en tanto, se conoció un millonario golpe en la sede del Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires, situado en la esquina de 14 y 47.

Con un trabajo planificado y, demostrando tener información del edificio, los ladrones primero sacaron los fusibles de una caja de luz y, al cortar la energía eléctrica, evitaron que saltara la alarma o se activen las cámaras de seguridad.

Siempre en base a la información oficial, después, con mucho oficio, violentaron la cerradura de la puerta de entrada, la dejaron trababa con un matafuego y empezaron a realizar una “recorrida quirúrgica”.

Por dichos de personas con acceso a la causa, como plata no encontraron, del primer piso robaron seis equipos informáticos; del segundo otros seis y del tercero, tres. También se llevaron dos televisores y de las oficinas desaparecieron todas las notebooks y tablets que había.

“Llamo la atención la forma con la que actuaron. Sacaron los cables con una prolijidad terrible, para evitar dañar las computadoras. No es que estaban nerviosos, apurados y arrancaron todo como venía. Se ve que se tomaron su tiempo e hicieron un trabajo limpio”, expresó un pesquisa.

Sin dudas, en la puerta del edificio o, en las cercanías, deberían haber dejado algún vehículo para cargar el botín, que no es fácil de transportar a pie. De todas formas, al menos hasta el momento, no hubo noticias sobre avances en la investigación.

MÁS CASOS

El 11 de ese mes, hubo dos hechos. En un local de estética de 46 entre 15 y 16 y en las oficinas de una escribanía de 48 entre 14 y 15.

Quizás te interese  Otros dos crímenes sacuden a La Plata: una de las víctimas fue asesinada frente a su hermana, cuando quiso evitar un asalto

En el primer caso, luego de forzar una persiana metálica, un delincuente que quedó filmado se apoderó de distintos objetos de trabajo, cuyo valor fue más allá de lo estrictamente económico, ya que impidió que el negocio abriera sus puertas los días subsiguientes.

Por su parte, respecto de la escribanía, se supo que intervino la llamada “banda de los tapones”. El golpe se asemejó, en sus formas, al del Colproba, porque primero dejaron al edificio a oscuras y, acto seguido, avanzaron sobre seguro.

De los escritorios situados en el quinto y sexto piso de la construcción, donde revolvieron todo, se llevaron, en principio, una computadora portátil.

En la saga de delitos, después aparece el robo de una moto de la cochera de un edificio de 17 entre 46 y 47. Ocurrió el 12 de febrero y los ladrones quedaron registrados en una cámara de video. Sin embargo, no hubo noticias sobre sus detenciones.

Por todo lo narrado, en el barrio hay mucho temor y preocupación. También reclamos por mayor presencia policial. En ese punto, los frentistas aclararon que “no queremos móviles de pasada. Necesitamos que la Policía esté acá, que se vea con acciones claras, concretas y positivas. Que se hagan tareas de prevención serias. Esto es terrible. Hay robos en forma permanente. Estamos a la buena de Dios”.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.