En un asalto en La Plata, amenazaron con llevarse a un nene de 8 años

Un hombre de 39 años y su esposa, de 37, se instalaron hace un año en una casa -todavía en obra- de una urbanización privada de Villa Elvira, en busca de respirar tranquilidad junto a sus dos pequeños hijos.

Pero en la noche del martes, la pareja comprendió -en su propio domicilio de las calles 641 y 1- que la inseguridad existente en La Plata no tiene rincones a los que no pueda llegar.

Según contaron las víctimas, restaba una hora para finalizar esa jornada, cuando ocurrió lo impensado: tres delincuentes encapuchados sorprendieron a la mujer cuando iba a colgar la ropa en el patio de la vivienda, la encañonaron con un arma de fuego y la obligaron a entrar con ellos al living-comedor.

“GRITÉ Y ME TAPARON LA BOCA”

Sobre este terrible momento, María Florencia Locatelli (37) recordó que “al ver a los tres ladrones encapuchados, con barbijos y revólveres, me asusté mucho y grité. Pero enseguida uno de ellos me tapó la boca y me ordenó que no siguiera gritando”.

De inmediato, escuchó de parte de los extraños una segunda directiva: ingresar con ellos al interior del inmueble.

A su lado, el marido, Luis Maradeo (39), intervino para comentar que “yo estaba en una de las habitaciones y al sentirla me sobresalté, me levanté de la cama para saber qué le había pasado y de pronto le vi rodeada de estos tipos. No lo podía creer”.

Contó que uno de los delincuentes “me dio un culatazo en la cabeza” y obligó tanto a él como a su esposa a ir al dormitorio principal.

En esos instantes, indicaron Luis y María Florencia, su hijita de un año y medio “estaba durmiendo” y el nene de 8 años también se hallaba en su cuarto entretenido y, al parecer, sin advertir lo que ocurría.

Quizás te interese  "Los Sindi": les faltan varias piezas dentales y causaron terror en una casa de Ringuelet

“FIJATE QUÉ ALBAÑILES TENÉS”

Consultado sobre cómo se desarrollaron los acontecimientos en esa habitación, Luis detalló que “primero nos ataron de pies y manos en el piso, haciéndonos poner boca abajo”.

Luego la banda se abocó a revisar cada mueble, mientras uno de los delincuentes dejó desconcertados a la pareja cuando dirigiéndose uno de ellos a Luis le dijo “fijate bien los albañiles que tenés trabajando en tu casa”, reveló el damnificado.

Dejó entrever, de esa forma, que alguno de los operarios pudo haber filtrado datos o hacer de entregador para el asalto.

De todos modos, María Florencia relativizó la frase del ladrón: “A lo mejor lo dijo para echar culpas y desviar la atención, al ver que en casa se están haciendo unos trabajos”.

No fue el único comentario de la banda que llamó la atención al matrimonio, porque, según expuso Luis, “decían que contaban con el dato de que acá iban a encontrar 11.000 dólares, lo cual es una absoluta mentira”.

Sobre lo sustraído por el grupo de ladrones, el matrimonio informó que “nos sacaron 300.000 pesos, 200 dólares, dos anillos de oro, tres celulares, bastante ropa, perfumes importados, zapatillas y otros objetos de valor”.

El pareja citó que la banda entró a su propiedad tras romper un tramo del alambrado del fondo

Los violentos sujetos, que de acuerdo a lo estimado por las víctimas aparentaban tener “entre 20 y 35 años”, les infundieron pánico durante los “15 a 20 minutos”, que permanecieron en esta casa.

En ese lapso, Luis y María Florencia vivieron seguramente el momento de mayor tensión y desesperación cuando uno de los asaltantes, mientras les reclamaba la entrega de dólares, “nos advirtió que de lo contrario se iban a llevar al nene”.

Quizás te interese  Tiene 10 días, se llama Jesús y lo abandonaron en una bolsa, frente a una iglesia de Lomas de Zamora

La despiadada amenaza, lanzada solo para mellar el ánimo de la pareja, con el propósito de llenarla de miedo y que confesara dónde iban a encontrar la totalidad de los ahorros, obviamente no se materializó.

Las víctimas piensan ahora gestionar un crédito para hacer instalar rejas en las ventanas de la casa

Asimismo, Luis recordó que una vez que lograron zafar de sus ataduras, avisaron en el barrio sobre lo sucedido y los vecinos llamaron al 911.

“La Policía del destacamento Aeropuerto, que es la que tiene jurisdicción en esta zona, vino enseguida”, rescató el hombre.

“VOY A PONER REJAS”

María Florencia citó que “el nuestro fue el único asalto en el barrio, donde hay entre 15 y 20 familias residiendo en forma permanente, como nosotros desde hace un año”.

“Solo hasta ahora supimos de algún hurto de una bicicleta, por ejemplo”, acotó.

Luis, a su vez, adelantó que “voy a poner rejas en todas las ventanas de la casa, para lo cual tendré que gestionar un crédito”.

 

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.