Insólito: la asaltaron en su casa y uno de los ladrones le reclamó el pago de medicamentos porque dice que se cortó en el hecho

Tres delincuentes sorprendieron a una vecina de Ensenada cuando cumplía con su rutina de salir a la vereda de su casa para baldearla. Esa alteración del hábito terminó en una entradera, el lunes al mediodía, en Moreno y De la Paz.

“Fue entre las 12.10 y las 13 del lunes", contó al diario El Día la protagonista de este asalto, Mónica (63)."Eran tres jóvenes y uno estaba sangrando, no sé por qué".

Sin perder el tiempo, la banda irrumpió en la casa junto con la dueña, donde arrancaron las órdenes y exigencias: "Uno de ellos me dijo ‘quedate en el molde’  y me obligó a sentarme en una silla”. La secuencia duró muy pocos minutos, los suficientes para dejar en shock a la víctima.

Por ese estado de aturdimiento no llegó a advertir en el momento que los intrusos le habían robado la cartera, donde guardaba su billetera.

“Una vez que se fueron los delincuentes, fui al kiosco y pregunté si no la había dejado olvidada ahí", recordó, "ahí me di cuenta de que me la habían robado. Me llevaron los 8.000 pesos que guardaba en la billetera y además documentación personal”. Los ladrones se llevaron también dos computadoras y un televisor LCD.

Mónica admitió también que hay dos cuestiones que le llamaron la atención: que uno de los delincuentes supiera su segundo nombre y que un rato después del robo recibiera un llamado a la línea fija, en la que pedían que no hiciera la denuncia.

Como si fuera poco, una vez que Mónica se acercó a la comisaría primera de Ensenada por el asalto sufrido, quedó perpleja al observar uno de los mensajes que le enviaron por WhatsApp: uno de los ladrones le reclamó que se "hiciera cargo de los medicamentos que tenía que comprar él porque, me dijo, se cortó al entrar por el portón del garaje”.

Quizás te interese  Vencido por la inseguridad y la crisis, un agenciero de La Plata quiere "cerrar y empezar de cero"

“Es más, me aseguró que estaba en ese momento en el hospital siendo atendido por la supuesta lesión. Y me preguntó ‘¿cómo arreglamos esto?’. La verdad, increíble, porque ya estaba lastimado antes de meterse a robar en casa”, se indignó Mónica.

Esta familia ya sufrió cuatro robos en esa casa, uno de los cuales fue extremadamente violento: "A mi marido lo tuvieron atado todo el tiempo”, recordó. Otros vecinos aportaron que el "barrio está super inseguro: hace 2 meses violaron a una chica en la misma esquina del asalto a esta señora”. Y

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.