Los integrantes de una conocida familia de La Plata, entre las víctimas más recientes

La 29, una "ruta del desierto" que es sinónimo de tragedia en la Provincia de Buenos Aires

Con una extensión superior a los 300 kilómetros, rodeada de campos ganaderos y dedicados a la explotación agrícola, la ruta 29 podría ser considerada como una de las más peligrosas del territorio bonaerense. Ubicada en el centro-este de la Provincia, tiene un tramo entre las ciudades de General Belgrano y Ayacucho, que presenta características que la hacen potencialmente muy riesgosa.

Son unos 160 kilómetros, la mayor parte en línea recta, donde no existe la posibilidad de mantener una comunicación telefónica. Así, ante una emergencia, uno queda "a la buena de Dios". A la espera de que "algún gaucho" te dé una mano y te permita de alguna manera solucionar el inconveniente para seguir en viaje.

Casalins, Udaquiola y Solanet, son apenas los lugares en donde se podría ingresar a pedir ayuda. Uno no sabe con qué suerte. También existen un par de estaciones de servicio y algunos puestos aislados. Una especie de oasis en el desierto.

Pero lo que brilla por su ausencia, ante el impedimento de hacer un llamado salvador, es una estructura de seguridad acorde para actuar en un caso grave, por lo general, los accidentes de tránsito.

La llegada de la Policía o, los sistemas de prevención, como los bomberos o una ambulancia con personal especializado, generalmente presenta las demoras lógicas de esa realidad tan endeble en materia de servicios y/o tecnología.

Antecedentes trágicos sobran. Solo hablaremos de dos incidentes viales recientes, que en pocas horas le costaron la vida a cuatro personas.

Uno ocurrió el viernes 30 de diciembre pasado, cuando una familia de Tandil colisionó con otra de Pilar. Hubo varios heridos y, lamentablemente uno de los conductores fallecidos.

Quizás te interese  ¿La perpetua es "para siempre"?

Se trata del hombre que conducía un Chevrolet Spin, que terminó en la banquina. El otro vehículo, una camioneta Renault Duster, quedó volcada en medio de la cinta asfáltica.

El 1° de enero de este año, en tanto, a la altura del kilómetro 222, chocaron de frente un camión de una empresa brasileña y una camioneta Jeep blanca, en la que viajaba una conocida familia de La Plata.

Se trata del médico Pedro Arsenio Billordo (42); la periodista y docente universitaria, María Soledad Navarro (45), y la pequeña Lupe (6), su hija.

Todos murieron y en la Ciudad de las Diagonales quedó depositada una sensación de tristeza y dolor ante esta tragedia verdaderamente inexplicable.

Al margen de los peritajes y el trabajo de la Ayudantía Fiscal de Ayacucho, que secuestró los rodados e intentará echar luz sobre las responsabilidades penales de este evento de consecuencias irreparables, la congoja es muy fuerte y se ha expresado en distintas redes sociales.

La Facultad de Periodismo de La Plata emitió este comunicado: "La Facultad despide con tristeza infinita a la docente Soledad Navarro que perdió su vida junto a la de su compañero Pedro Billordo y su pequeña hija Lupe.

Desde esta casa de estudios acompañamos en el dolor a su familia, amigos/as/es y compañeros/as/es de las cátedras Prácticas Corporales, Comunicación y Subjetividades; y Derechos Humanos, Comunicación y Deporte en las que Soledad dictaba clases en la Tecnicatura Superior Universitaria de Periodismo Deportivo".

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.