Las andanzas de Lucianito y un debate que siempre vuelve, pero nunca se resuelve

El crimen del empresario ganadero Andrés Blaquier (62) en la ruta Panamericana, a la altura de Pilar, reabrió un viejo debate que se instala en Argentina cada vez que ocurre un hecho criminal de alto impacto y se desvanece igual de pronto, sin resolverse. La cuestión de los menores que delinquen y la "puerta giratoria" que mantiene libre a los delincuentes- cualquiera sea su edad- con pasos breves por alguna comisaría o unidad penitenciaria. Este derrotero se conoce cuando a alguno de estos personajes se lo acusa de uno o más crímenes, tras lo cual es inmediatamente arrestado mientras los familiares y afectos de la víctima lloran las consecuencias de actos que pudieron evitarse. La historia de nunca acabar.

Tras la captura del presunto asesino de Blaquier, Luciano Jesús González, alias Lucianito, de 18 años, el ministro de Seguridad Sergio Berni convocó a una conferencia de prensa para dar detalles del operativo y desligar culpas apuntándole a la justicia. Dijo que habían requerido dos veces la detención de Lucianito por otros hechos, pero la justicia rechazó ambos planteos, y tituló el caso como  la “crónica de una muerte anunciada”. Sin embargo, con el correr de las horas los funcionarios judiciales aludidos por Berni salieron a desmentirlo.

Andrés Blaquier fue asesinado de un tiro en el pecho

Según trascendió, en la resolución judicial dictada por el juez de Garantías N°3 del Departamento Judicial Zárate-Campana, Javier Marino, el magistrado rechazó el pedido de detención del imputado Lucas Josué Molina, que no es el alias de Luciano Jesús González, como deslizó el ministro bonaerense, sino dos personas distintas, con números de DNI diferentes: el de Molina termina en 1 y el de Lucianito en 6.

En el pedido de detención de Lucas Molina que presentó la policía el 18 de octubre pasado, se refiere que el 17 de septiembre  pasado el acusado “con otros sospechosos que no pudieron ser individualizados, descendió de un automóvil Peugeot 208 blanco en la pizzería situada en colectora Oeste N°1006, de Loma Verde, y robaron $18.000 en efectivo y una tablet”. Fuentes judiciales aclararon que el pedido  fue rechazado por falta de pruebas suficientes.

Quizás te interese  Entraron a robar en un barrio cerrado y dejaron una nota como la del "Robo del Siglo"

La policía sostenía que Molina y otros cómplices, no identificados, robaron el Peugeot 208 en la zona de Vicente López. Después, con un auto de similares características, asaltaron a un comerciante en Campana y una la pizzería en Loma Verde, Escobar.

El 19 de octubre pasado, también en Loma Verde, hubo otro asalto parecido contra una heladería, hecho por el que fueron detenidos dos sospechosos Nicolás Alfredo Leiva y un menor de 16 años. El nombre de Lucianito había sido mencionado por un policía que lo señalaba como el integrante de esa banda, pero en el documento que aportó Berni en la conferencia de prensa no se menciona un pedido de captura contra el ahora imputado por el crimen de Blaquier.

Los pedidos de captura formales contra González y Molina, primos entre sí, fueron presentados recién ayer, a las 13.15, más de 36 horas después del homicidio del empresario Blaquier. Lucianito  cumplió 18 años el 10 de septiembre pasado y formaba parte de una banda que asaltaba a motociclistas, automovilistas y comerciantes en la zona Norte del conurbano. De hecho, en los cinco allanamientos de urgencia realizados en la localidad pilarense de Lagomarsino, horas después del asesinato en la Panamericana, fueron identificados dos hermanos, de apellido Barrios, a quien la policía señaló como “parte de la banda que integra el imputado de autos”, es decir, Lucianito.

“Este presunto homicida González, que cumplió 18 años hace menos de dos meses, cuando era menor solamente registrado tiene tres entradas por robo. Registradas, porque una de las grandes falencias que tenemos en el sistema penal juvenil es que los menores no quedan registrados cuando comenten delitos. Como era menor podía robar, llevar pistolas; la Policía los detenía, y a los dos minutos llegaban los familiares y se lo entregaban”, aclaró Berni sobre el pasado delictivo de Lucianito. En todos los casos, se lo acusó  de robo agravado por el uso de arma de fuego.

Quizás te interese  En distintos hechos, dos jubilados y un médico vivieron un calvario en sus propias casas

El primer ingreso que tuvo “Lucianito” a las dependencias policiales bonaerenses fue el 12 de septiembre de 2020, cuando fue llevado al destacamento Lagomarsino, en Pilar, por sustraer un Citroën Aircross. Esa vez se le secuestró un revólver .38 largo e intervino el Juzgado de Garantías del Joven N° 3 del departamento judicial de San Isidro. En su Instagram, donde solía subir fotos con armas, balas, motos y dólares, González posteó una fotografía subido a un auto de ese modelo, a la vera de una autopista.

La segunda vez fue aprehendido el 14 de septiembre de 2021, casi un año después. Al robo agravado, la carátula sumó en ese entonces “encubrimiento” y la causa fue tratada por el Juzgado de Garantías N° 1 de Pilar y la Unidad Fiscal Penal Juvenil de Pilar.

Siempre en la zona norte de la Provincia, la tercera detención de González fue el 3 de mayo de este año por robo agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con “homicidio criminis causa” en grado de tentativa, encubrimiento y robo agravado por el uso de arma de fuego. Intervinieron la Unidad Fiscal N° 2 de Zárate-Campana, la Unidad Fiscal Penal Juvenil de Pilar y el Juzgado de Garantías N° 1 de Pilar. 

En rigor de verdad, al momento de matar a Blaquier por su moto BMW, Lucianito estaba en situación de "rebeldía", ya que se había escapado de un Instituto de Menores platense el 30 de mayo pasado. Estaba alojado en el Centro Cerrado Almafuerte, cruzó el cerco perimetral y abandonó la Institución haciendo caso omiso a los gritos de personal. Una escena recurrente, por otro lado.

Quizás te interese  Sigue el miedo en los alrededores del Parque Ecológico: ahora atacaron a una ciclista

“Si la muerte llega, bienvenida sea”, decía en su Instagram “Lucianito”, que tiene tatuado un signo peso en el costado izquierdo de su abdomen. “Ladrón yo, papi”, exponía en otra de sus 80 publicaciones.

https://cdn.jwplayer.com/previews/xu2CPpFG

OTRO MENOR PELIGROSO

En la misma conferencia de prensa, Berni citó el caso de un menor de 15 años, que ya acumula 21 ingresos en dependencias policiales de La Plata por distintos delitos, la mayoría de los llamados contra la propiedad. La última captura se hizo efectiva el domingo pasado, cuando junto a otros dos jóvenes intentó romper los vidrios de una farmacia y una fiambrería, ubicadas en las calles 7 y 64, con intención de ingresar en los comercios y poder sustraer mercadería o dinero.

De acuerdo al reporte oficial, ante el llamado de los vecinos, que escucharon ruidos extraños, efectivos policiales llegaron a la escena y lograron aprehenderlo por tentativa de robo, pero, por su edad, es inimputable: tiene menos de 16 años.

Igualmente, ante el cúmulo de procesos, la Justicia del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil en turno, que optó por la entrega del adolescente a sus progenitores, no descartaría requerir una medida alternativa, que incluya alguna internación o tratamiento. Desde el lado de la Justicia, en tanto, hablan de que se aplica la ley. Lisa y llana. Y que si quieren otras medidas, deben ser legisladas.

 

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.