Locura homicida en un establecimiento rural de Saladillo

En un establecimiento rural de Saladillo, ubicado en la zona conocida como Cuartel IX, paraje El Mangrullo, a la altura del kilómetro 209 de la ruta 205, se desató una verdadera tragedia. Fue durante una fiesta, el sábado por la noche, cuando el hijo del propietario sacó un arma y empezó a los tiros.

Las causas de la agresión, en principio, se la vincula a un desborde propio por el supuesto consumo de estupefacientes, aunque el episodio se encuentra en plena etapa de investigación y no se descarta absolutamente nada.

Todo se conoció por un llamado a la Policía desde el hospital local, donde se informó que tenían dos heridos de bala. Uno ya fallecido.

La víctima fatal fue identificada como Lorenzo King (37), hijo de la concejal Silvina Cotignola, quien recibió un impacto en el abdomen. En tanto, Thomas Matías Santopolo (31),  guardavida, hijo de la fiscal Patricia Hortel, titular de la UFIJ N° 1 La Plata con asiento en esa ciudad, presentaba una herida superficial en una de sus extremidades, aunque no corría peligro.

De hecho, Santopolo fue quien contó que todo pasó en el establecimiento rural San José, a unos 40 kilómetros del centro de Saladillo, durante un encuentro de amigos, los cuales tenían como vínculo en común la pasión por la música.

En esas circunstancias, según el parte oficial, un joven de 19 años, de nombre Joaquín Salgado, que sería hijo del propietario del establecimiento y, sobrino de una jueza federal de San Isidro, sin motivo aparente alguno, "tomó un arma de fuego y efectuó disparos contra King y Santopolo".

Quizás te interese  Indagan a los policías presos por los incidentes y no descartan más arrestos

Delgado fue apresado en el lugar del incidente, donde además se secuestró una escopeta Maverick calibre .12 y una pistola Bersa calibre .40 .

Respecto del arma homicida, los detectives certificaron que se encontró poco después en una camioneta Hyundai Tucson, cuyo dueño, familiar del acusado, había ido hasta el hospital para saber cómo estaban los heridos.

El hombre, de 46 años, con domicilio en el predio rural San José, quedó entonces demorado por el delito de "tenencia ilegal de arma de guerra", ya que, cuando los agentes procedieron a la apertura de su rodado, apareció un revólver Smith & Wesson calibre .38 con el que, según testigos, se efectuaron las detonaciones.

La causa recayó en la fiscalía de Hortel, pero que es subrogada por la fiscal Norma Pippo, de Cañuelas, quien aparentemente se quedará a cargo de la pesquisa.

 

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.