Madrugada de terror en la casa de un funcionario judicial en La Plata

Un funcionario judicial fue víctima de la ola de delitos que arrasa con la fuerza de un tsunami en la zona norte de La Plata.  Fue en su casa de 136 y 471, donde ayer a la madrugada descansaba un secretario del Fuero Penal local junto a su pareja - que también es abogada del Poder Judicial- y las dos hijas.

Cuatro delincuentes armados se metieron a las patadas en la propiedad, dejando a las víctimas sin chances de intentar nada. El funcionario, de 47 años, recibió un golpe en la cabeza que, por suert, no le provocó heridas graves. Los intrusos vestían ropas oscuras y estaban encapuchados, detallaron fuentes policiales.

Se supone que en la planta alta de la finca, los ladrones se apoderaron de la mayor parte del botín:  cuatro celulares, una cartera, una notebook, 7.000 dólares y 10 mil pesos. La fuga del grupo de asaltantes se dio a través de un descampado cercano al domicilio, donde las víctimas recibieron contención.

Los investigadores del caso realizaron un relevamiento de cámaras de seguridad y de eventuales testigos por la zona, mientras que peritos de Policía Científica levantaron rastros dela escena.

Intervino la comisaría décima de City Bell, con conocimiento de la UFI Nº 11 de La Plata, a cargo de Álvaro Garganta.

En agosto pasado, en otra casa de City Bell, situada en la calle 30 bis entre 455 y 456, ya le habían robado a otra funcionaria judicial. La mujer, de 31 años, descansaba junto a su pareja cuando escuchó fuertes ruidos y la alarma de la vivienda. Al despertarse, sobresaltada, observó a través de la cámara domiciliaria, que dos desconocidos se habían metido a la finca por una puerta-ventana y, en un movimiento de pocos segundos, agarraron algunos efectos de valor, como una computadora portátil, y emprendieron la retirada.

Quizás te interese  Una banda metió miedo en La Loma: asaltaron salvajemente a dos familias que viven a pocas cuadras

ATAQUE A OTRO PROFESIONAL
Por otro lado, en pleno centro de La Plata atacaron ayer al mediodía a otro profesional que se acercó a un estacionamiento de 55 entre 8 y 9, después de hacer una transacción bancaria.

La víctima contó que llevaba un paquete con dinero hacia la cochera, donde estaba su BMW serie 2 de color negro. Apenas avanzó por el sector del parking, sintió que alguien lo venía siguiendo. Por eso, asustado, se dio media vuelta, pero solo alcanzó a ver a una persona cuando pasaba por la puerta con una moto.

Más tranquilo, dejó la plata en el rodado y volvió a salir para terminar con unas diligencias. Pese a que cerró el portón y le puso candado, a la hora, cuando regresó, se topó con su vehículo violentado: la ventanilla del acompañante se encontraba rota y ya no estaba el dinero, tal como lo había dejado. Según detalló en la  trataba de 490.000 pesos, en billetes de 1.000.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.