Otros cuatro asaltos en City Bell, dos de ellos con matrimonios de jubilados cautivos

Los vecinos de City Bell pendulan entre la bronca y la impotencia, por una seguidilla de delitos que se viene sucediendo en distintos sectores de esa localidad platense bajo todas las modalidades conocidas, incluso en barrios cerrados. En las últimas horas se conocieron cuatro episodios más, algunos de los cuales se desarrollaron en viviendas muy seguras.

Es lo que pasó en 17 entre Güemes y Pellegrini, donde un matrimonio conformado por un hombre de 74 años y una mujer de 71 vivió una pesadilla cuando, a las tres de la madrugada de ayer (a la hora bautizada como "del miedo"), una banda de cuatro delincuentes irrumpió en su domicilio tras forzar una reja.

Es probable que los ladrones creyeran que la finca estaba vacía, porque actuaron sin armas.  De cualquier modo no tuvieron problemas en reducir a las víctimas, a las que doblaban en número y fuerzas. Las dejaron encerradas en su habitación y, más allá de un zamarreo al dueño, no los golpearon. Por suerte, ya que a la mujer le habían colocado siete stents hace pocos días, por lo que la familia quedó particularmente preocupada por su estado de salud, físico y psicológico.

Los intrusos se quedaron dos horas dentro del inmueble, que terminó -literalmente- dado vuelta.  “No dejaron habitación por revisar y tiraron todo abajo. Incluso rompieron varios taparrollos” en busca de dinero en efectivo, contó un informante.

“También se llevaron los DVD`s de las cámaras, los celulares, unos 2.000 dólares y varias joyas”, agregó.

Los investigadores trabajan ahora sobre las imágenes que capturó un equipo fílmico de una casa lindera, en las que se ve a un Ford Fiesta Kinetic.

Quizás te interese  Presentaba recetas médicas truchas para cobrar dinero de una ONG

TERROR A LA HORA DE LA SIESTA

En 465 y 14C, el martes, hubo otro ataque a una pareja de jubilados, aunque en este caso a la hora de la siesta. Según el relato de uno de los damnificados -un hombre de 77 años-, ese día, a las tres de la tarde, lo despertó un  ruido fuerte, pero al asomarse por la ventana no vio nada raro. Por eso se volvió a acostar, aunque nuevamente
escuchó sonidos extraños y esta vez decidió salir de la habitación.

Solo pudo dar un par de pasos antes de toparse con un  desconocido armado, que le exigió que se tirara al piso, bajo amenaza de muerte. La víctima no ofreció resistencia y cumplió con esa orden. Ahí fue que escuchó la voz de un cómplice, que se dirigía a su esposa para también obligarla a quedarse en el suelo.

En todo momento les pedían dinero, dólares y joyas, pero la pareja solo podía repetirles que no tenían más que un poco de efectivo en moneda nacional. De una habitación lindera que usan como oficina sacaron una billetera con algo de plata, lo mismo que de una estantería en el garaje. Eran poco más de 30 mil pesos.

Les ordenaron a los jubilados que se metieran en el baño y no hicieran "nada raro porque podemos volver”, escaparon.

Al rato, cuando pasó un tiempo prudencial, la pareja salió de su encierro y comprobó el faltante de sus celulares, de algunas joyas y un cuchillo de acero inoxidable, se informó.  También que los delincuentes habían forzado
una ventana y que se habían llevado las llaves de la entrada.

Quizás te interese  "Yo no fui", dijo el acusado de matar a un hombre en Berisso: apuntó a un menor que nadie vio

ESCRUCHES

Por otro lado, los dueños de una casa ubicada en 471 esquina 21A tuvieron la peor sorpresa cuando regresaron de un viaje a la provincia de Corrientes, que iniciaron el 30 de diciembre.

Ladrones habían violentado la reja de la ventana de uno de los dormitorios y la reja de la ventana de la cocina. Adentro, estaba todo dado vuelta y, tras revisar un poco las distintas dependencias, se descubrió la ausencia de 1.500 dólares, una minipiner y algo más de pesos argentinos.

Se sabe que sucedió después del 2 de enero, ya que ese día  pasó un familiar por la vivienda y todo estaba normal.

Por último, en 23 entre 465 y 466, una joven que desempeña funciones como empleada doméstica, descubrió un robo en el domicilio de sus empleadores. Dentro de la construcción estaban los perros de los damnificados, pereo sus ladridos no advirtieron a nadie de la presencia de gente extraña.

Los delincuentes sustrajeron un TV de 55 pulgadas, una cafetera expreso, una pava eléctrica, una caja¡ con joyas de oro, un reloj pulsera con malla rosa, un llavero de oro, dos lapiceras de oro y otra común, una medalla de oro, un set de maquillaje, varios perfumes, carteras, un jean, un par de zapatillas deportivas, unos auriculares y una PC, de acuerdo a la denuncia.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.