Podrían condenarlo a 20 años de cárcel por abusos sexuales sádicos contra su pareja

Aberrante. Ningún otro adjetivo se acerca a describir el horror por el que atravesó una mujer sometida por su propia pareja, quien por estos días es juzgado y podría ser condenado a una pena de 20 años de prisión, si el  Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata hace lugar al pedido  formulado por la fiscal Helena de la Cruz Orsi.

Es por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante calificado por el grave daño a la salud física y mental”, que habría ocurrido en 2011 en una vivienda de Barrio Aeropuerto. El debate desnudó una historia de violencia pocas veces vista en los tribunales penales de La Plata, además de  situaciones "raras" por las que probablemente se investigue  un posible caso de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Fuentes judiciales confirmaron que el acusado, con una serie de conductas que lo englobarían dentro de la personalidad sádica, le provocó daños gravísimos a la víctima, quien tuvo que ser intervenida quirúrgicamente para la reconstrucción de sus intestinos.

“Fue por la utilización de elementos extraños para consumar el abuso”, expresó un investigador. Se habla de hierros y velas, entre otros objetos. Además durante el proceso se conoció que, en diferentes episodios de sometimiento, la mujer sufrió la fractura de una clavícula; un profundo corte en la cabeza -por el que debieron darle 16 puntos de sutura-; tajos en un brazo; golpes en la boca y hasta una puñalada en una pierna.

De algunos de esos hechos , se aclaró, hubo denuncia y de otros no. El miedo de la víctima era reverencial y el nivel de salvajismo, extremo, muchas veces “disfrazado” en actos de diversión. Se supo que el acusado tuvo condenas previas, la última en 2019 por desobediencia de una orden de restricción perimetral, que le impusieron cuando salió en libertad.

Quizás te interese  Condenan a un abogado platense que se masturbaba frente a su hijo de 6 años y le pegaba en las piernas porque "le gustaba el ballet"

“Todo el tiempo ella creyó que tramitaba su denuncia por abuso, ya que la había lesionado severamente. Pero la denuncia nunca llegó a la fiscalía, vaya uno a saber qué pasó con la Policía”, indicó un allegado al caso.

Fue entonces que el Observatorio de Violencia de Género de la Defensoría del Pueblo intervino en el caso y formuló la denuncia, al constatar que judicialmente no había ninguna. Ahora, el próximo 13 de diciembre, los juecess Claudio Bernard, Silvia Hoerr y Emir Caputo Tártara darán a conocer el veredicto.

La defensa, a cargo de Julia Martínez, pidió que la pena no sea superior a 15 años, porque, aseguró, “no hubo acceso carnal”.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.