Relato de una pesadilla: habló una de las presuntas víctimas del panadero de La Plata

Hace unos días, por pedido de la fiscal Betina Lacki, personal de la DDI de La Plata se presentó en una conocida panadería y confitería Diagonal 73 y 64 y se llevó esposado a de su dueño, Diego Maximiliano Suárez, de 46 años, en el marco de una investigación que ya lleva más de diez meses por una serie de presuntos ataques a distintas empleadas.

La acusación es por abuso sexual gravemente ultrajante, situación por la que el comerciante continúa en situación de detención.

Todo se conoció el año pasado, a partir de la denuncia presentada por una trabajadora de limpieza que, desde su ingreso al comercio, en 2019, habría sido víctima de reiterados abusos durante sus jornadas laborales.

En este marco, en el día de ayer, una de las jóvenes víctimas que se animaron a denunciar al panadero, rompió el silencio en un programa de televisión.

Preservando su identidad, contó que decidió radicar la denuncia en la DDI un 8 de marzo, en el “Día de la Mujer”, siendo que después de dos años de abuso, “decidió no callarse más”.

De acuerdo a su duro relato, la ahora ex trabajadora de la panadería reveló que los abusos se daban en “puntos ciegos” del local, siendo que eran en lugares en donde no habían cámaras de seguridad.

“La denuncia la hice dos años después de lo que sucedió. Yo ingresé en el 2017 y me costó un montón tomar la decisión para poder denunciarlo, pero no quiero que nadie más lo sufra. Fue un infierno lo que viví adentró”, sostuvo la mujer, que afirmó que ingresó a trabajar al lugar con 22 años.

Quizás te interese  "La Toretto" iría a la alcaidía de Romero, quiere hablar con el fiscal y Burlando se sumó a la causa

“En la panadería hay puntos ciegos donde las cámaras no enfocan, y él lo tenía ya estudiado. En el baño siempre se aparecía, era una tortura cuando tenías que ir a hacer tus necesidades o limpiarlo, era un castigo”, sostuvo entre lágrimas.

Y agregó: “En mi caso se aparecía cuando limpiaba. Él se quedaba parado preguntando cosas que no tenían nada que ver con el trabajo. Preguntas referidas al sexo, si tenía o no tenía novio, comentarios sobre mi cuerpo, mi manera de vestir, hasta encontrar el momento para poder avanzar”, expresó.

De la misma forma indicó que también eran sometidas a “maltrato laboral” por parte del acusado. “El maltrato laboral era tremendo. No nos dejaban tomar agua, y a las nuevas las terminaban echando”, apuntó.

Todo esto fue además afirmado por Sofía Caravelos, abogada de la víctima, que también se pronunció y brindó detalles del modus operandi del acusado.

Durante su relato, la letrada especificó que el presunto abusador aprovechaba los “puntos ciegos” del comercio para abusar de la víctima que representa.

“Hay mucho miedo entre las empleadas y ex trabajadoras”, afirmó la letrada.

Cabe recordar que el comerciante, un día después de la detención, se había negado a declarar ante la fiscal Lacki. En la investigación interviene también el Juzgado de Garantías N°6, a cargo de Agustín Crispo.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.