Rosario se desangra, entre puebladas, crímenes de inocentes y pujas políticas

La total ausencia del Estado quedó al desnudo ayer en Rosario, donde un grupo de vecinos del humilde barrio Los Pumitas buscó justicia por su cuenta, saqueando y destrozando los búnkers de presuntos narcos en reacción a la muerte de un niño en medio de un tiroteo durante el fin de semana. No eran mansiones, ni casas ostentosas, sino precarias viviendas de personajes amparados en el narcomenudeo.

Precisamente, la impunidad con las que se movían disparó la violenta reacción popular, ya que los vinculan directamente con el crimen del niño de 11 años y las heridas que sufrieron otros tres, uno de los cuales quedó al borde de la muerte.

Encima, todo se desarrolló en un tenso marco político, donde las autoridades de Santa Fe y de Rosario siguen reclamando más ayuda de la Nación. De ese lado se defiende asegurando que se enviaron más de 3 mil gendarmes -que ayer no se vieron en los serios incidentes- y fondos para comprar cámaras de seguridad.

Ahora se conoció un informe que revela que esa provincia fue la que menos recursos para seguridad recibió el año pasado de la Casa Rosada, a pesar de las centenares de muertes que causó y causa  la droga.

Rosario fue noticia mundial la semana pasada, cuando desconocidos atacaron a balazos el supermercado de los suegros de Lionel Messi y dejaron una nota amenazante que mencionaba
al ídolo de la Selección. Todavía no hay detenidos por ese incidente y se siguen barajando hipótesis en torno a la motivación de los 14 disparos. Insólito.

La noche del sábado pasado, Máximo Geres, de 11 años, jugaba con tres amigos a pocos metros de un quiosco en el que se vende droga, cuando 4 personas pasaron en un vehículo y abrieron fuego . El niño murió, un adolescente de 13 años resultó herido de bala en el pecho, y otros dos sufrieron lesiones, informó el fiscal Adrián Spelta, quien investiga el caso.

Quizás te interese  Organizan una movilización a la Escuela de Policía "Juan Vucetich", en reclamo por la muerte de una cadeta

El hecho de ayer ocurrió cuando los allegados de Máximo regresaban del velatorio. Además
de tirar piedras a la precaria casa del presunto narcotraficante, prendieron fuego su motocicleta, a lo que el hombre respondió primero tirando piedras y luego disparando un arma desde el balcón.

“Se han pasado todos los límites”, dijo Spelta a una radio de Rosario. Según el fiscal, “hay una puja territorial entre una banda que está hace tiempo en esa zona y otra que no es de la zona, para la venta de estupefacientes. En esos ataques entre ellos, cuatro chicos estaban jugando cerca del objetivo principal y uno falleció”, agregó.

Durante un allanamiento en la vivienda en la que se habrían escondido, fueron secuestradas una ametralladora FMK vieja con silenciador y una pistola 9 mm, además de una moto con mancha de sangre, que presume habrían dejado los atacantes, precisó el fiscal.

La furia y la indignación se desató en el humilde barrio donde el niño vivía con su familia. Numerosos vecinos con los rostros tapados y armados de palos irrumpieron por la fuerza en la casa de un supuesto narcotraficante. La saquearon y la destruyeron a mazazos. Luego fueron a otra vivienda, de la que robaron todas las pertenencias e intentaron incendiarla, por lo que intervinieron los policías provinciales, que llegaron bastante tiempo después al lugar del hecho.

“Esta es una demostración del hartazgo social. Aquí tenemos el fallecimiento de un chiquito, que fue ultimado a balazos”, admitió Claudio Brilloni, ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, que acompañó el operativo policial en el barrio de Rosario. En declaraciones a la prensa, afirmó que la violencia “se exacerba con la accesibilidad que  tienen las bandas narcocriminales a las armas de fuego”.

Afirmó que allí conviven “una faceta que es el narcotráfico a gran escala y la otra que es el negocio del narcomenudeo y los enfrentamientos que se producen en los barrios de vulnerabilidad social”.

Quizás te interese  Investigan a dos compañías por "fumarse" la plata de los impuestos que graban a los cigarrillos

En las últimas dos décadas, se viene incrementando fuerte la violencia en Rosario que el año pasado tuvo una tasa de 22 homicidios cada 100.000 habitantes, cinco veces superior a la del promedio de Argentina, según datos oficiales. Este año yasuma más de 60 crímenes por el narcotráfico

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.