Sorprendieron a un pediatra cuando llegaba a su casa y le robaron todos sus ahorros

Un médico pediatra fue reducido por tres delincuentes cuando volvía a su casa de Berisso, después del trabajo. Los minutos que siguieron a ese preciso instante fueron de terror, impotencia y bronca. Tan fuerte amenazaron al profesional, que no le dejaron más chance que revelarles dónde guardaba sus ahorros: 4000 dólares. Calculando por el valor del blue, el monto de lo robado supera el millón y medio de pesos.

A eso hay que agregarle las pérdidas por los destrozos que causó la banda mientras buscaba el efectivo. Todo apunta a que para dar el golpe los ladrones hicieron tareas de inteligencia previa en las inmediaciones de la vivienda. Y, cuando creyeron tener todas la variables bajo control,  pusieron
manos a la obra.

Esta nueva entradera sucedió alrededor de las 20 del viernes, cuando el pediatra de 36 años arribaba a su casa de 39, entre 125 y 126, en Berisso, y lo sorprendieron los asaltantes. La policía analiza  imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la zona para determinar de dónde salieron.

Se sospecha que estaban dentro de un auto, pero no se descarta que hayan estado agazapados entre las sombras de la cuadra. Como sea, no quedan dudas de que estaban esperando a su víctima.

Cuando el médico se dirigió al portón de su casa, uno lo tomó por la espalda y le apoyó una pistola, mientras otro lo encañonaba exigiéndole silencio.  El tercero, mientras tanto, vigilaba los movimientos de la cuadra.

En cuestión de segundos tomaron el control absoluto de la vivienda. Para asegurarse de que el damnificado no complicaría el golpe, lo ataron de pies y manos, lo obligaron a permanecer en una habitación y le prometieron un disparo a la cabeza si no les informaba dónde había dinero.

Quizás te interese  "Malnacidos": estafaron a una abuela en Ensenada

La principal hipótesis apunta a una acción planificada, sobre todo por la obstinación con la que procedieron los ladrones para lograr su cometido.

“Podrían haber tomado lo que el damnificado tenía en su poder en ese momento y huir. Pero entendemos que las intenciones eran entrar a como diera lugar”, dijo una fuente vinculada al caso.

Más allá del miedo y la bronca, el damnificado no resultó herido.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.