Suspendieron el juicio al profesor de inglés acusado de violar y filmar a menores durante años en La Plata

En 2017 salió a la luz una historia aberrante, que pasó en La Plata pero no dejó indiferente al resto del país: tuvo que ver con la detención de Martín Gregorio Pérez, un profesor de inglés fanatizado con Lewis Carroll y su obra, Alicia en el País de las Maravillas, a quien acusaron de violar y corromper a niños y niñas de entre 6 y 14 años, además de filmar y fotografiar los abusos, según figura en la causa.

El caso vuelve a ser noticia porque estaba previsto que el viernes pasado comenzara a ventilarse en juicio oral ante el Tribunal IV, pero se suspendió sin fecha prevista de inicio, a pedido de la defensa, por una cuestión vinculada con la cantidad de audiencias. La fiscal de juicio será Victoria Huergo.

Pérez era uno de los grandes coleccionistas de "Alicia" en la Argentina. Con más de mil piezas y numerosas publicaciones diferentes originales, llegó a ser objeto de entrevista en algunos medios platenses.

Hoy enfrenta cargos por  abuso sexual, abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual gravemente ultrajante, corrupción de menores, producción, comercialización, etc. de representación de menores de 18 años dedicados a actividades sexuales.

La causa comenzó a investigarse en octubre de 2016, en la fiscalía a cargo entonces del ex fiscal Marcelo Martini, cuando los padres de tres niñas menores de 13 años denunciaron que su profesor de inglés las toqueteó "en sus partes íntimas, precisamente en la vagina, por encima de la vestimenta de las mismas, previo hacerlas sentar sobre su falda, en oportunidad en que éstas se encontraban solas y a su cargo, dado que les daba clases" en la casa de los padres de una de las menores.

"Aprovechando dicha circunstancia, (el acusado) promovía la corrupción de las niñas y les exhibía material pornográfico de mujeres desnudas y utilizando además la figura infantil de "Alicia en el país de las maravillas", incentivando a las niñas a que ingresaran a su página de perfil de Facebook, a fin de que pudieran observar más imágenes", se detalla en los autos de elevación a juicio.

A partir de esa denuncia, el gabinete de Delitos Sexuales de la DDI La Plata comenzó a investigar, hizo allanamientos y salió a la luz una historia espeluznante, que habría comenzado muchos años antes.

Quizás te interese  Denunciaron al fiscal Diego Molina Pico por presunto encubrimiento

Se estableció, según se lee en la causa, que  "aproximadamente en el año 2.010, en el interior de una vivienda" de barrio Norte, el imputado habría sometido a una niña de 9 años "amenazándola que le iba a cortar el pelo". Se estableció que la accedió con un elemento de metal, perpetró "tocamientos inverecundos y, además se masturbó frente a ella, configurando por las circunstancias de su realización, abuso sexual gravemente ultrajante".

Otro caso que le imputan habría ocurrido entre 2007 y 2008 en una propiedad cercana a Plaza Moreno, contra un niño que tenía 9 años entonces  y que llegó a esa casa mediante engaños.

"Le exhibió películas pornográficas para luego accederlo carnalmente vía anal y obligándolo a que le practique sexo oral y; aproximadamente e el año 2.002 o 2.003 abusó sexualmente de su hermana" cuando ella tenía "unos 10 u 11 años de edad", también practicándole "sexo oral y tocamientos inverecundos".

El acusado, dice el escrito, "obtenía imágenes fotográficas de estos abusos las cuales almacenaba en su computadora, configurando de este modo por las circunstancias de su realización, abuso sexual gravemente ultrajante para las víctimas y producción de representación de actividades sexuales explícitas de menores de 18 años de edad."

"En toda mi carrera judicial nunca vi imágenes tan horrorosas", confesó una funcionaria que tuvo contacto con el expediente y conversó con Hechos y Derecho.

La investigación también permitió acreditar que "en una o dos oportunidades, sin poder precisar fecha exacta pero durante el transcurso del año 2.010, en el interior de una vivienda del tipo departamento ubicado en las cercanías de la Estación de trenes de esta ciudad, un sujeto del sexo masculino -previo suministrarle una bebida alcohólica con alguna sustancia- a (una menor de 12 años) y, aprovechando el estado de semi inconsciencia de la misma, la desnudó y la vistió con una pollera escocesa roja, una bufanda de color gris sacándole fotografías las cuales eran guardadas en su computadora, para luego accederla carnalmente a la vez que le practicaba sexo oral".

Quizás te interese  Lucas Puig: "Soy profesor de música, no abusador de menores"

A esta misma víctima le habría exhibido imágenes de niñas de unos 8 años de edad desnudas, "configurando de este modo producción de representación de actividades sexuales explícitas de menores de 18 años de edad, siendo amenazada por este individuo quien le expresó que si abría
la boca, él sabía a que colegio iba, a que hora salía y dónde vivía".

En otro tramo de la elevación a juicio, el fiscal expuso que "durante el transcurso del año 2.010, sin poder precisarse fecha exacta y al menos en una oportunidad, el mismo masculino del hecho anterior y en el interior de una vivienda tipo departamento cercano a la Estación de La Plata, le exhibió fotografías de niñas desnudas o con ropa de colegiala guardadas en computadora a (una menor de unos 13 años de edad)", para luego "pedirle que se vista de colegiala, acostarla en la cama y manosearla en sus partes pudendas, pese a la resistencia opuesta por la niña. Posteriormente, este individuo le dio a (la víctima) unos $100 para que abonase el remis que le había pedido y regresara a su domicilio".

Por otro lado, "durante el transcurso del año 2.004, sin poder precisarse fecha exacta y al menos en tres oportunidades, el mismo masculino de los hechos anteriores y en el interior de una vivienda" de barrio Norte, "manoseó en distintas partes del cuerpo" a una menor de unos 12 o 13 años d que tomaba clases particulares de inglés con él y "le facilitó el acceso a una carpeta de su computadora -abierta fácilmente por la niña-, en la cual cual observó imágenes de niñas de entre 5 y 8 años de edad con ropa de red". Esa chiquita logró mandarle un mensaje a la madre para que la fuera a buscar y no volvió a verlo, dice en la causa.

Quizás te interese  Inocencia perdida en La Plata: crece el escándalo por la "profe-sex" acusada de grooming en una escuela

En el  2.008, en tanto, el imputado  se habría encerrado en su dormitorio junto a una chiquita de 13 años, a quien le habría exigido "que se pusiese medias largas del tipo de red, bombachas y corpiños blancos o rojos, ordenándole que se colocase encima de la cama matrimonial en diferentes 'poses'", para fotografiarla y abusar de ella. "Todo esto -expresa el fiscal- bajo amenazas de represalias hacia ella o su familia, dándole dinero para que no diga nada".

En la causa se exponen otros casos muy parecidos, con víctimas del mismo perfil, a las que conocía en el barrio o por su rol de profesor.

Una de las víctimas declaró que "Pérez estaba obsesionado con libros y juguetes de Alicia en el País de las Maravillas, elementos que no permitía que tocaran".

FAN DE CARROLL

"En la adolescencia empecé a juntar diferentes versiones. Me atrapaba el lenguaje, quería ver las distintas traducciones. Después me empecé a interesar en las ilustraciones. Entonces de 20 libros pasé a tener 50, de 50, 100, y así seguí sumando", describió Pérez en una entrevista concedida al diario El Día, en julio de 2015.

el profesor llegó a crear y liderar la llamada Lewis Carroll Society Argentina, en la que se rendía tributo al trabajo literario del autor inglés, precisamente quien tenía una obsesión con las imágenes de niñas menores de 15 años.

Hoy por hoy se dedica a estudiar varias carreras universitarias en el penal donde está alojado. Pide permisos frecuentemente para concurrir a la facultad o a consultas médicas.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.