Un electrocardiograma revela que Báez Sosa murió en el hospital y no en la puerta del boliche de Villa Gesell

Tres años después del crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, acaban de incorporar a la causa una serie de estudios médicos, que podría forzar un giro en la investigación, pese a que los ocho rugbiers que llegaron a juicio fueron condenados, algunos a perpetua.

En este sentido, se conoció un electrocardiograma, que no estaba anexado al expediente, y que cambiaría el lugar y el horario de la muerte del joven, que recibió una brutal golpiza a la salida del boliche Le Brique, en Villa Gesell, el 18 de enero de 2020.

En ese documento se establece que la víctima llegó “con vida” al hospital municipal del partido de la Costa, aunque el examen no contradice que la causa de muerte sea la agresión.

Un allegado a la pesquisa indicó que “hay personas que omitieron decir la verdad”. En ese sentido, le apuntó a la declaración de una médica emergéntologa, que ante el Tribunal de Dolores dijo que cuando llegó a asistir a la víctima, ya estaba muerta.

“La médica dijo que Fernando estaba muerto y que murió en el piso de la vereda de Le Brique”, sostuvo la misma fuente y resaltó la importancia de los informes de “las cuatro muestras de los electrocardiogramas” en las que figura una actividad cardíaca a las 5.25 de la mañana.

Tras conocer la noticia, los padres de los ocho imputados por el asesinato (Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz y Luciano, Ciro y Lucas Pertossi) se mostraron shockeados con la información.

Los documentos, se indicó, acaban de ser sumados a la causa tras un pedido del abogado defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, aseguraron voceros judiciales. Incluyen un estudio de sangre, un electrocardiograma. También, una serie de tomografías computarizadas de cráneo, cuello, tórax, abdomen y pelvis.

Quizás te interese  Masacre de Monte: el jurado popular confirmó que a los chicos los mató la policía

El análisis reveló que dentro de su cabeza, se halló una “imagen espontáneamente hiperdensa rellenando los surcos corticales, valles silvianos, cisternas peritroncales, ventrículos laterales y centrales extendiéndose a conducto ependimario y espacio epidural”.

Así, el especialista que firmó el estudio concluyó que existía una “hemorragia subaracnoidea bilateral que ocupa todas las cavidades ependimarias, sin evidencias de lesiones óseas de origen traumático”. En el tórax había “signos claros de aspiración de fluidos y signos de ahogamiento con ocupación de la tráquea, bronquios principales, lobares y segmentarios, así como de las estructuras alveolares parahiliares”.

También se detectó “abundante contenido entérico o de ingesta líquida en cavidad gástrica y abundante contenido gaseoso en intestino delgado y marco colónico”.

No se detectaron lesiones en los huesos de la columna cervical, tampoco derrames en sus pleuras.

EL ALEGATO DE TOMEI

Cuando cerró su participación en el juicio, antes de conocerse las condenas, que hoy están en revisión ante la Sala II del Tribunal de Casación Penal bonaerense, que integran Florencia Budiño, Fernando Mancini y Mario Kohan, el defensor Hugo Tomei fundó que se trató de un homicidio en riña por aplicación del artículo 95 del Código Penal, que precisa que “se tendrá por autores a todos los que ejercieron la violencia sobre la persona del ofendido".

Hugo Tomei, entonces, decidió aplicarlo en lo sucedido el 18 de enero de 2020 porque, durante su alocución, aseguró que “el perito no pudo determinar cuál de los golpes causó la muerte”.

“No sabemos quién fue, no se va a saber nunca. Por eso se aplica el artículo 95", mencionó.

Quizás te interese  Los padres de Fernando conmovieron a todos y hoy es el turno de los amigos que intentaron salvarlo

Ahora, con la novedad de los estudios médicos, surgieron varias lecturas. Al margen de que desnudaría el relato de la emergentóloga, desde el lado de la acusación creen que esta novedad puede tener una intención de generar presión mediática y llevar confusión ante la instancia de Alzada, que debe ratificar las condenas o casar la sentencia para modificarla o, si cree que hay irregularidades, incluso ordenar un nuevo proceso oral.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.