Un preso montó una "concesionaria tumbera" en Olmos, con el teléfono que le dieron por pandemia

¿Quién dice que los presos no trabajan? Con una suerte de "concesionaria tumbera" que montó en la cárcel de Olmos, un detenido que se dedicaba a vender autos robados recaudó cifras millonarias haciéndose pasar por agente de la  Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Desde su celda y con uno de los teléfonos que les habilitaron por la pandemia, el reo atendía a los interesados de los rodados que publicaba en Marketplace, el servicio de compra y venta de Facebook. Cada vez que enviaba audios o atendía llamados de clientes, activaba sonidos de sirenas de patrullero o de frecuencia de handies policiales a través de YouTube, lo que hacía verosímil su engaño.

Además, era un crack como community manager: en Facebook se mostraba con ropa de la Policía de la Bonaerense y lo replicaba en su perfil de WhastApp, presentándose como Ezequiel Aguirre. Se llama, en realidad, Nicolás Nahuel Medina, prisionero de Olmos.

 

En uno de los audios difundidos se escucha cómo el recluso imponía las condiciones del  negocio, desde el horario de atención hasta el lugar para visitar los vehículos en venta. "Teneme paciencia que estoy en el patrullero..." les decía a quienes lo contactaban. Los investigadores estiman que, con ese engaño, logró vender, por lo menos, 20 autos robados en los últimos tres meses. Y, claro, no lo hizo solo.

Según los investigadores, contó con el apoyo de  siete cómplices -cinco hombres y dos mujeres- que operaban en distintas localidades del partido de La Matanza. Uno de los hombres fue identificado por su apodo (bastante común, por cierto): "El Gordo".  Una de las mujeres era su novia y la otra su ex, porque el negocio es lo primero.

Quizás te interese  En un año, los delitos de menores subieron más de 20% en La Plata, Berisso y Ensenada

"Por cada auto ganaban entre un millón y un millón y medio de pesos. Funcionaban como una concesionaria tumbera. Hay mucha gente que compró y todavía no se enteró que la estafaron. Están manejando autos robados", aseguró un pesquisa.

 

En las escuchas telefónicas, obtenidas por la Policía Federal Argentina, el líder de la banda se jacta antes sus cómplices de haber vendido unos 48 autos desde el 2021 y se burla de sus víctimas diciendo: “Creen que están haciendo el negocio de sus vidas”. Además, les plantea a sus cómplices que “hay una banda de pibes que quieren laburar conmigo”.

El caso recayó en el Juzgado Federal 2 de San Martín, que solicitó la presencia de los damnificados, muchos de los cuales aún no saben que lo son porque aún no concurrieron a los registros automotores para realizar la transferencia de la titularidad de los rodados.

"El desconocimiento por el trámite de dominio de un auto es inmenso. Y a eso hay que sumarle que tal vez el comprador no desconfía de un policía. Cree que no lo van a estafar", afirmaron en torno al caso desde la División Delitos contra el Automotor de la Policía Federal Argentina.

Los cargos de imputación podrían ir  desde robo y asociación ilícita, hasta falsificación de documentos, entre otros.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.