Una bandita tiene en jaque a los comerciantes de San Carlos

En menos de 48 horas, una banda de ladrones asaltó, al menos, tres negocios de un barrio de La Plata: en todos los casos actuaron armados, con capuchas y extrema violencia.

El último robo sucedió ayer a la tarde en una verdulería de 520 y 137, donde dos ladrones -uno menor de edad- atacaron a los damnificados con piñas, empujones y amenazas.

Según denunció el dueño del local, de 28 años, un grupo de malvivientes ingresó en el lugar y, sin mediar palabras, le pegaron en la cara y le sacaron la plata  que tenía en la caja registradora.
Luego escaparon a pie y el comerciante llamó al 911.

Minutos más tarde, policías de la subcomisaría La Unión lograron alcanzar a dos sospechosos en la zona de 521 y 138. Entre sus prensas hallaron los 10.500 pesos en efectivo sustraídos momentos antes del local, y un gas lacrimógeno.

Los implicados, dos jóvenes de 16 y 23 años, fueron aprehendidos y trasladados a la dependencia policial. Los investigadores tratan de establecer si son parte de la banda que cometió otros robos en comercios de la zona, con la misma modalidad.

Uno de ellos sucedió en un autoservicio de 31 y 527, el miércoles pasado en horas del mediodía, donde un grupo de 3 o 4 sujetos ingresó “de prepo” al negocio, haciéndose pasar por clientes.

Una vez adentro, uno de los ladrones sacó un arma, amenazó a la empleada y comenzó a vaciar la caja. El delincuente le robó también el celular a la trabajadora, mientras sus cómplices arrasaban con la mercadería de las góndolas.

Antes de escapar, uno de ellos le sustrajo la billetera a un cliente y las llaves de su moto, la cual estaba estacionada afuera del comercio.

Quizás te interese  Vivir rodeados de balazos, el drama de los vecinos de Tolosa

El tercer robo sucedió el mismo día, pero por la noche, en 142 bis y 32, donde una empleada fue abordada por al menos tres hombres, quedándose uno de “campana” a bord de un Chevrolet Corsa.

Según el reporte policial, un patrullero divisó el vehículo en la zona de 44 y 139, por lo que comenzó una persecución que culminó en 148 entre 43 y 44. El conductor del rodado fue trasladado a la comisaría, donde explicó que era remisero y había sido abordado “por tres masculinos en la vía publica obligándolo a conducir mientras estos cometían ilícitos”.

Lo insólito fue que, la supuesta víctima, detuvo su relato y de manera espontánea confesó haber colaborado en el ataque. Ahora el caso es investigado por la UFI º17, que abrió una causa caratulada como “robo agravado”

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.