Una "vida de perros" en La Plata por culpa de la inseguridad: salió a pasear a su mascota y sufrió una entradera de 15.000 dólares

La inseguridad duele en La Plata. Como la mordida de un perro de gran porte. Es que el delito atraviesa todo, fundamentalmente los hábitos de cualquier familia, que necesariamente tendrá que rediseñarse para poder seguir adelante, cambiando costumbres o situaciones sencillas de la vida cotidiana. Como pasear a una mascota por el barrio.

En 69 entre 16 y 17 algo de eso pasó. Cuando un joven de 25 años salió junto a su perro y lo emboscó una banda armada, que vio de dónde salía y lo obligó a meterse en la casa en la que se encontraban los padres.

A la lógica sorpresa del joven y, el creciente temor producto de la impensada situación, le adosó un desconcierto mayor cuando “uno de los asaltantes le dijo `sabemos dónde vivís´ y lo obligó, bajo amenazas de muerte, a subir al vehículo para llevarlo hasta su casa”, aseguró un vocero del caso. Para colmo, “los delincuentes estaban encapuchados y entraron en la vivienda la llave de su primera víctima”.

“LOS ATARON Y LES PEGARON”

Con el joven encañonado, el susto mayúsculo se extendió también a sus progenitores. Momentos después, los tres fueron maniatados “con precintos que tenían los delincuentes en su poder”.

Con el dominio absoluto de la situación, los intrusos comenzaron a hostigar a la familia para que confesara dónde guardaba el dinero de la casa. Para amedrentar todavía más a sus rehenes, “les pegaron culatazos” y la tensión en esa vivienda se acrecentó al extremo.

Los tres asaltantes que se colaron en esa finca se enfocaron luego en la búsqueda apurada de lo que tanto reclamaban.

Quizás te interese  La banda de los "tira piedras" atacó en tres negocios y los comerciantes están hartos

Consultado al respecto, el investigador reveló que, al cabo de varios minutos, los moradores fueron despojados de una suma millonaria.

Sostuvo, en ese sentido, que “les robaron 15.000 dólares, otra suma en pesos (que no precisó) y un DVR de las cámaras de seguridad de la vivienda”. Pero la voracidad delictiva de esta banda motivó que, además, decidiera darse a la fuga en “la camioneta de la familia, una Toyota de reciente modelo y de color gris”.

Los asaltantes se desplazaban en una Dodge Journey, que “registraba un pedido de secuestro por haber sido robada en CABA” (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Igual huyeron sin que nadie se cruzara en su camino.

La fuente destacó que “fue necesario solicitar una ambulancia”. Explicó al respecto que fue por los golpes que recibieron, como también por el estado de shock nervioso que presentaban los damnificados por el violento accionar de los delincuentes.

 

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.