Con una detención, comienza a develarse el misterioso asesinato de Johana Ramallo

Un hombre fue detenido en las últimas horas sospechado de ser parte de una organización narco que estaría involucrada en el secuestro -en un contexto de trata de personas- y posterior asesinato de Johana Ramallo, la joven que desapareció a fines de julio de 2017 en La Plata y cuyo cadáver mutilado fue hallado en las costas del río en la ciudad de Berisso un año después, informaron fuentes judiciales. Se trata de Carlos Omar Rodríguez, alias “El Cabezón”, a quien atraparon en la zona de 17 y 72 y deberá ser indagado en las próximas horas por el juez federal Alejo Ramos Padilla, sindicado de ser “un importante eslabón de una banda que regentea la mitad de la Zona Roja platense”, dijo la madre de la víctima, Marta Ramallo.

 

Agregó la mujer que el nombre del sospechoso comenzó a escucharlo cuando comenzó “a recorrer las calles buscando” a su hija. “Me llegó el nombre de este hombre, ´El Cabezón´, como quien habría secuestrado y matado a mi Johana. Desde el inicio aporté a la Justicia este nombre, que es el capo de la Zona Roja, di su nombre para que lo investiguen, lo indaguen, pero siempre tuvo alguien que lo amparó”, explicó.

“Lo citaron a declarar en el expediente, no como imputado, y dijo que en algún momento había sido pareja de mi hija, pero se sentaba en los juzgados federales y les mentía en la
cara”, aportó Ramallo, esperanzada con esta detención encabezada por la División Trata de Personas de la Policía Federal.

“Yo se lo prometí a mi hija cuando me la entregaron en una urna de madera, le dije que encontraría a quien le hizo eso. Se lo debía a mi hija y a mi nieta. La Justicia tarda, pero llega”, cerró la madre de Johana.

Quizás te interese  "Al horno" en Los Hornos por el delito: en dos meses, a un comerciante le robaron en la casa y en el negocio

Desde la Policía Federal informaron que el acusado  presuntamente "realizaba su actividad ilegal de forma organizada y con la colaboración de más personas, distribuyendo la droga entre las distintas trabajadoras sexuales de la zona de La Plata, no solamente para su propio consumo sino también para su posterior comercialización a terceros. Para realizar dicha operatoria -agregaron- ofrecía su protección teniendo conocimiento de las paradas, hoteles y lugares donde existían la mayor cantidad de consumidores para su rápido beneficio económico".

La joven de grandes ojos negros salió de la casa de su madre, en la periferia de La Plata, a las 5 de la tarde del 26 de julio de 2017, prometiendo volver “entre las 20.30 y las 21”. Nunca volvió. En la casa quedaron esperándola su madre, su abuela y su hija, entonces de seis años. Casi dos meses antes de desaparecer, Johana se había separado del padre de la niña, había regresado a la casa de Marta y los problemas económicos la habían puesto en situación de prostitución.

La última imagen de Johana fue tomada por la cámara de seguridad de una estación de servicio situada en las calles 1 y 63 de La Plata, en la que se la ve entrando a un baño ese mismo día, poco después de salir de su casa. La fiscalía penal investigó de arranque una “averiguación de paradero”, pero las marchas y murales que se hicieron en todo el partido de La Plata hizo que la causa fuera trasladada al Juzgado Federal 1 de La Plata. Acumula hoy más de 45 cuerpos.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.