El crimen de María Marta, el perro Tom y un careo inesperado en el juicio

Tom se llamaba el perro labrador negro de María Marta García Belsunce y Carlos Carracosa, aquel al que muchos allegados de la pareja consideraron "el hijo que no habían podido tener".

En la primera audiencia del juicio oral, el fiscal Patricio Ferrari aseguró que meses antes del crimen Nicolás Pachelo le sustrajo su mascota a la víctima, "para exigir un rescate. Nunca apareció. Y, desde ese episodio, le tuvo miedo a su vecino y abogó para que lo echaran del country Carmel”.

El nombre de Tom volvió ahora al ruedo del debate, de la mano de una testigo que aseguró haberse cruzado con Pachelo en un asado, poco antes del homicidio, y ver que llevaba un perro de color oscuro en su camioneta.

La declaración de Raquel Fait, de 50 años, y empleada en el gobierno porteño, derivó en un pedido de careo por parte de  Pachelo, después de que ella recordó que éste había dicho que se lo encontró en el country y que la gente que estaba en el asado le recomendó devolverlo. El imputado habría respondido: “Lo estoy cuidando mejor, me preocupo”.

Fait dijo no conocer de razas caninas y no pudo afirmar si el perro que tenía Pachelo en su camioneta era un labrador, pero sí está segura de que lo acarició.

Carlos Carrascosa y María Marta García Belsunce

La mujer fue propuesta como testigo por los fiscales porque la mencionó Deborah Luaces, quien declaró que Fait le había comentado que una vez estuvo en la casa de Pachelo y jugó con Tom, pero Fait negó hoy haber dicho tal cosa.

Tras esas afirmaciones de la testigo Luaces, Pachelo pidió hablar ante los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin, los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 4 de San Isidro, a cargo del debate. Desmintió que Fait hubiese estado en su casa y afirmó que no la conocía.

Quizás te interese  Confirman procesamiento por los crímenes en el buque Ayane

Hoy, en cambio, Fait reconoció haber estado cinco o seis veces en la casa de Pachelo, y que lo conocía “socialmente”, porque ella era amiga de un primo del imputado, de nombre Lucas. Una de las veces que fue a la casa del imputado fue después del nacimiento de uno de sus hijos. Pachelo intentó desmentirla.

Dijo que recordaba que su primo Lucas iba a su casa con su novia, Agustina. Fait retrucó: “Yo fui testigo de casamiento de Agustina y Lucas...”

El testimonio de Fait tomó por sorpresa a Pachelo y a sus abogados defensores, Roberto Ribas, Marcelo Rodríguez Jordán y Raquel Pérez Iglesias. Y pidió hacer el careo.

No conozco a la señora. Salvo que estéticamente haya cambiado. Nunca autoricé su ingreso a mi casa”, afirmó Pachelo en el careo. Entonces, Ecke le preguntó si solo él autorizaba, tras las llamadas de la guardia de Carmel, a ingresar a los visitantes. “No, también mi mujer”, respondió el imputado.

Sobre el perro que Fait dijo haber visto, Pachelo sostuvo que andaba por todos lados en su camioneta con su perro rottweiler. En el careo, tanto la testigo como el imputado se mantuvieron en sus dichos.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.