El Mondongo de La Plata, un barrio que duele cada vez más por la inseguridad

Foto EL DIA

Un robo cometido en un edificio en los primeros minutos de ayer en calle 2 entre 62 y 63, así como otros dos ocurridos días antes en la zona de 2 y 63, acrecentó -nuevamente- el miedo entre los habitantes del barrio El Mondongo por la latente amenaza delictiva.

Vecinos de la zona revelaron que pese a que en varios sectores del barrio dispone de un sistema de alarma vecinal con sirenas y luces, los delitos no se detienen. El temor es tal que también cuentan algunas de las propiedades de cámaras de seguridad y en todos los casos, los frentistas se comunican a través de diversos grupos de WhatsApp.

Lamentablemente esto a los delincuentes hoy en día parece poco importarles ya que pese a los diversos mecanismos de prevención y de disuasión de robos, siguen atacando.

“REVOLVIERON TODO”

Ayer a la tarde, un puñado de horas después de haber sufrido un escruche en su departamento, uno de sus moradores, que pidió no sr identificado por temor a represalías, aceptó contar lo sucedido tras el desgraciado episodio. Cuando todavía no logró asimilar el duro golpe, el joven relató el hurto en su vivienda: “Fue a las 12 de la noche, luego que cuatro horas antes me fuera de mi departamento del primero piso para compartir una cena con amigos”.

Nadie pudo establecer si los delincuentes estaban al tanto de ello, si lo vieron salir o si tocaron el timbre del portero eléctrico en distintas ocasiones y nunca obtuvieron respuesta. Lo que sí se sabe, es que de alguna manera al menos un ladrón consiguió treparse hasta un departamento del primer piso, donde aprovechó que no estaba la pareja que lo habita y se llevó todo lo de valor que tuvo a su alcance.

Quizás te interese  Matanza en La Matanza: la toma de una tosquera que arrancó hace 5 años y ahora terminó con 5 muertos

El damnificado junto a su novia por este nuevo hecho de inseguridad en territorio platense, expresó posteriormente que “por lo que vimos en imágenes captadas por las cámaras de seguridad del edificio, a la hora en que se produjo el robo estaban afuera una mujer joven con un muchacho flaquito”.

Todo indicaría que fue este último quien escaló hasta llegar al departamento elegido para este escruche. Y que su acompañante habría oficiado de “campana” por si alguien advertía la situación.

“Me forzaron la ventana del frente y me revolvieron todo, en los distintos ambientes”, señaló indignado el muchacho. Cuando se le consultó por los faltantes que constató, detalló que “el delincuente se llevó mi computadora y la de mi novia. Lo que más lamentamos es que en ellas teníamos cargadas mucha información de nuestros trabajos”. “Después robaron nuestros teléfonos celulares, una tablet para uso en diseño gráfico y una bicicleta mía”, acotó.

“ACÁ SIEMPRE HAY ROBOS”

Bien cerca de la escena del referido escruche, más precisamente en 2 entre 63 y 64, la inseguridad también se coló a pleno entre las conversaciones del vecindario. Ello debido a que, con pocas horas de diferencia, se sucedieron dos ataques delictivos de diferentes características.

Así lo hizo saber Sebastián (47), uno de los frentistas de la cuadra, en la puerta de su casa. “En la madrugada del jueves, del interior de una casa que está en obra, robaron dos costosas ventanas que estaban listas para colocar y además trompos de albañilería”, reveló.

Agregó que “y a las 10 de la noche del miércoles, en 2 y 64, motochorros asaltaron a un ciclista y le sacaron la bicicleta. Acá siempre hay robos”. Al lado suyo, María Celia (58), otra vecina, expuso que “tenemos la alarma vecinal en 2 desde 62 a 65, con sirenas y luces. También diversos grupos de WhatsApp y hay viviendas con cámaras de seguridad. Pero igual vienen a robar”.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.