Organizan una movilización a la Escuela de Policía "Juan Vucetich", en reclamo por la muerte de una cadeta

En un hecho que puede considerarse inédito, mañana a las 12 del mediodía marcharán a la Escuela de Policía "Juan Vucetich", situada en el kilómetro 17.500 del camino Parque Centenario, en Berazategui, para reclamar justicia por la muerte de una cadeta tras una capacitación de esposamiento.

Se trata de Agustina Casco, de 21 años, numeraria del Comando de Patrulla Ituzaingó, quien sufrió un golpe durante una serie de ejercicios a cargo de varios instructores de la fuerza, por el que debieron llevarla a un centro asistencial, donde la operaron por una hemorragia, aunque no pudieron salvarle la vida.

El caso está plagado de interrogantes y denuncias de supuestas irregularidades. También de un dolor que aumenta y abruma con el paso de los días.

Por eso sus seres cercanos iniciarán un derrotero que comenzará temprano en la fiscalía de intervención y que después, como acto simbólico central, tendrá su réplica frente al predio formativo, que quedó en el ojo de la tormenta.

Como se sabe, el trágico episodio se desató cuando la víctima, que era alumna del curso de ingreso al sub-escalafón Comando (Subayudante) de la Policía bonaerense, empezó su franco el viernes 17 de noviembre tras permanecer toda la semana en la Vucetich para perfeccionarse. Ya en su casa, comenzó a manifestar por primera vez un malestar general.

El dolor se agudizó al día siguiente pero la joven recién buscó asistencia médica el domingo en el Hospital de Ituzaingó. Los médicos diagnosticaron un cuadro de “abdomen agudo, anemia aguda y líquido alojado en la cavidad abdominal”.

Tras realizarle los primeros análisis y debido a la gravedad de su estado, los profesionales derivaron a la joven cadeta a la Clínica Provincial de Merlo, donde fue ingresada a la Unidad de Terapia Intensiva y se le practicó una cirugía abierta del abdomen en la que se constató un “shock hipovolémico con lóbulo ovárico hemorrágico; afección de origen clínico, no traumático”.

Quizás te interese  Una banda de "polichorros" metió miedo en una vivienda de Villa Castells

El esfuerzo de los médicos, sin embargo, no alcanzó para salvarla y Casco murió después de permanecer una semana internada.

Para la familia de Agustina, demás está decirlo, existe una clara negligencia y responsabilidad de la Policía, no solo por la práctica física en sí, sus formas y sus características, sin evaluar potenciales riesgos, sino además por todos los actos que se concatenaron después del acontecimiento objetado, sobre todo en la asistencia que recibió, la cual, a las claras, resultó insuficiente.

Además refiere que la joven sufrió traumatismos y hasta lucía moretones en una oreja y que la autopsia se habría visto viciada por quienes la llevaron a cabo, incluso delante de altos mandos de la institución apuntada.

Ante esa situación, pedirán apartar a la Bonaerense y que se haga un nuevo examen forense, con perito de parte.

También dejaron trascender que el expediente quema y que no lo quiere agarrar ningún instructor.

Se supo que el teléfono celular de Agustina lo tiene alguien de su entorno, preservado, apagado y con el chip separado, por temor a una intervención remota para el borrado de archivos.

"Estamos recibiendo comunicaciones de hechos similares. Por ejemplo por una chica de Misiones, cuya familia es muy humilde y no cuenta con medios para poder viajar a La Plata", expresó un informante vinculado al particular damnificado.

"Acá hay una mano negra. No dejan hablar a los cadetes. Cuando falleció Agustina, separaron a sus dos mejores amigas, las dejaron en lugares distintos varias horas, hasta que le avisan del fallecimiento. Fue terrible. Ni siquiera las dejaron comunicarse, las subieron a un móvil y las llevaron al velatorio", agregó.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.