Otra forma de "ghostear": ladrones que entran con las víctimas durmiendo y desaparecen con todo lo de valor

El término "ghostear" es una adaptación al anglicismo "ghosting" (convertirse en “fantasma”), que impusieron las redes sociales para referir a personas que desaparecen de las vidas de otras, sin dar explicaciones ni dejar rastros. Pero resulta que en el submundo del hampa aquella palabra cobra ahora un nuevo sentido a partir de una modalidad que se está volviendo tristemente viral en la capital bonaerense, con ladrones que se meten en viviendas con los moradores durmiendo y revisan todo con un sigilo que mantiene a las víctimas en ese estado, incluso mucho tiempo después de que los intrusos hayan fugado con todo lo de valor.

En las últimas horas ocurrieron en La Plata dos nuevos casos. Uno tuvo como escenario una casa situada en 508 entre 5 y 6,  en Villa Castells, cuyos dueños salieron a cenar. Su hijo adolescente decidió quedarse durmiendo y así lo encontró el matrimonio cuando regresó de su salida, alrededor de la 1 de la madrugada. Lo más aterrador fue que primero se toparon con un portón abierto de par en par y elucubraron toda clase de especulaciones hasta que llegaron al dormitorio del joven. Lo despertaron. Y los tres empezaron a evaluar los faltantes.

En medio de un desorden fenomenal notaron que los intrusos habían robado un  tablet marca Apple, una moto marca Yamaha y el celular del adolescente, entre otros elementos de menor valor. En el registro detectaron también que los ladrones escaparon por el fondo.

¿Y EL TERMO?

El otro caso sucedió en una propiedad de 163 entre 64 y 65, cuya dueña se percató de que un grupo de criminales había invadido su casa durante la madrugada, una vez que se levantó, a eso de las 8 de la mañana. En rigor de verdad, lo notó un buen rato después, ya que el faltante de un termo no la hizo sospechar nada. Cuando pasó por el comedor y vio que habían desaparecido un sillón y tres sillas empezó a revisar. Y cayó en la cuenta de que faltaban otras cosas y que ninguna había desaparecido por arte de magia.

Quizás te interese  Le pegó a la hija de 13 años, la arrastró por el piso y amagó con estrangularla, porque no quería ir al colegio

Llamó enseguida a su pareja, que se había ido a trabajar sin enterarse de la novedad, y juntos concluyeron que habían estado a merced de delincuentes mientras dormían.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.