Un incidente vial, risas y cinco trompadas que pudieron ser letales

Un incidente vial, uno más entre tantos de los que ocurren a diario en el caótico tránsito de La Plata, pudo terminar en tragedia, aunque tuvo el saldo de un hombre con lesiones graves y otro imputado por ese delito.

Sucedió en  7 y 45, en pleno centro de la capital bonaerense,  cerca de las 17.30 del lunes pasado, cuando un joven motociclista de 24 años, identificado oficialmente como Juan Ignacio Navarro, se trenzó en una fuerte disputa con un automovilista de 43.  Los detalles que desencadenaron la secuencia sólo los conocen sus protagonistas, aunque fue grabada por testigos y cámaras de seguridad.

El informe médico legal refirió que H. G. sufrió “deterioro del sensorio, fractura de mandíbula, herida cortante en el mentón, excoriaciones en cara y nariz, rotura de dientes incisivos y un traumatismo de cráneo leve de alto riesgo”.

Por eso, Navarro quedó demorado y fue indagado por la fiscal del caso, Ana María Medina, por el delito de “lesiones graves”. En esa audiencia el imputado se presentó como “influencer y creador de contenidos”, refirieron voceros de tribunales.

Asistido por el abogado Eduardo Daniel Felipe, el acusado aceptó declarar para contar que "circulaba a bordo de una moto Gilera Smash por calle 8, que cruzó la Diagonal 74 hacia 45, como yendo para la estación de servicio  de calle 7, y que justo en ese momento un auto blanco, estacionado sobre el carril derecho -no se sabe si en doble fila- quiso salir rápidamente del lugar”.

El coche quedó en el medio de la calle 45, por lo que tuvo que esquivarlo y se empezó a reír por lo mal que maneja la gente en La Plata”, agregaron los informantes sobre sus dichos.

“Mencionó que iba despacio, porque el semáforo de 7 y 45 estaba en rojo y que, cuando ambos llegaron a la esquina, el conductor del vehículo le dijo `de qué te reís, te voy cagar a trompadas”, destacaron las fuentes.

Quizás te interese  Denuncian que un ex jugador de fútbol abusó de una menor de 13 años: quedó embarazada y tuvo que abortar

En medio de un tumulto de gente, con el enfrentamiento ya consumado, finalmente pudieron ser separados y se tuvo que requerir la presencia de una ambulancia, porque H. G. no paraba de sangrar.

Navarro reconoció haber pegado dos golpes y un par de patadas para tomar distancia, al margen de tomarlo del cuello en el piso, aunque  la Justicia pudo reconstruir que las trompadas habrían sido cinco.

Angustiado por lo sucedido, “el acusado sostuvo en su indagatoria que estaba llorando y que no entendía cómo nadie se había metido a separar la pelea. Así todo se hubiese terminado antes”, refirió un pesquisa. Eso es falso, ya que en las imágenes se observa a un hombre tratando de mediar, sin resultados.

Trascendió que H. G. fue asistido en el hospital San Roque de Gonnet y quedó bajo estricto control médico en atención a posibles secuelas. Pese a haber reunido elementos para sospechar que Navarro participó de la agresión “en carácter de autor”, por la calificación legal sostenida (que es excarcelable) y la falta de antecedentes del imputado,   no requirió su detención y le impuso al expediente el procedimiento de flagrancia, cerraron fuentes judiciales.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.